[V5] Madrid Nocturno: El laberinto de las tinieblas

Desde la primera edición a la quinta.
Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9012
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

[V5] Madrid Nocturno: El laberinto de las tinieblas

#1

Mensaje por Alexander Weiss » 26 Sep 2021, 13:11

Imagen MADRID NOCTURNO

El laberinto de tinieblas

-Por Magus, [email protected]

Cuán bajo pueden caer los poderosos.
Hubo un tiempo en que una catedral de tinieblas se alzaba orgullosa, en una ciudad de calles oscuras y estrechas, llena de leyendas e historias. Una ciudad que fue la capital de un gran imperio donde nunca se ponía el sol.
En el corazón de la ciudad se trazaron los destinos de mortales e inmortales, y los muertos la habitaban, envueltos en terror, sangre y oscuridad.
Pero el monarca de las tinieblas cayó, y sus sucesores se disputaron su reino como perros rabiosos, y la catedral comenzó a desmoronarse en las tinieblas que la envolvían.
El canto de sirena del poder llama a los vampiros una y otra vez, arrastrándolos en un réquiem de guerra y muerte, mientras la oscuridad permanece.
Y la melodía de la tormenta no cesa. Los peones dispuestos en el tablero mueven una y otra vez, en una danza enloquecida de sangre y muerte.
Última edición por Alexander Weiss el 12 Oct 2021, 19:55, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Voivoda
Fundador
Fundador
Mensajes: 5106
Registrado: 13 Jul 2019, 17:50
Ubicación: Madrid
Mensajes miarroba: 27.018
Antigüedad: 7 de Agosto de 2004
Contactar:

Re: [V5] Madrid Nocturno: El laberinto de las tinieblas

#2

Mensaje por Voivoda » 26 Sep 2021, 13:25

madrid.jpg
Imagen

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9012
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [V5] Madrid Nocturno: El laberinto de las tinieblas

#3

Mensaje por Alexander Weiss » 12 Oct 2021, 19:54

Imagen PRELUDIO: EL PAGO DE LA TRAICIÓN Una habitación oscura, el lugar ideal para negociar.
Por supuesto, hay quienes prefieren un escenario teatral a plena luz del día, adornado con apretones de manos, sonrisas, y un ambiente luminoso con refrigerios al terminar, pero normalmente eso sólo es el final de un camino tortuoso de discusiones, puñaladas, avances y retrocesos, y que se realiza mejor en la oscuridad, lejos de miradas indiscretas y evitando el odio de quienes prefieren la senda del conflicto.
Entre vampiros, la oscuridad siempre es preferible, quizás porque el cinismo y la naturaleza cruel y traicionera de esas criaturas así lo requieren. Pero ni siquiera los vampiros pueden evitar el impulso de las emociones y la nostalgia humanas de vez en cuando, por mucho tiempo que haya pasado, por mucho que pretendan haberlas dejado atrás.
Don Alejandro Farnesio, Duque de Parma, y eminente arconte del clan Ventrue, se encontraba pensativo, meditando en los siguientes pasos de la reunión a la que había asistido. Sus servidores lo habían preparado con un elegante traje ejecutivo italiano de color gris azulado, su bigote y sus cabellos debidamente peinados y lavados, y en fin, todo lo necesario para proyectar una imagen diplomática y respetable. Sus guardaespaldas, de mirada gris e implacable le acompañaban, y sus servidores y aliados habían registrado y revisado concienzudamente todo el perímetro para asegurarse de que no hubiera traiciones ni intrusiones inesperadas.
Era consciente de la importancia de su reunión. Los vampiros del orgulloso clan Lasombra de Madrid se habían aproximado discretamente a la Camarilla, ofreciendo paz y la apertura de negociaciones para unirse a la secta. Aunque tenía sus reservas, en los últimos años, en medio de la confusión, varios miembros del clan de los Guardianes habían desertado de la terrible Espada de Caín, buscando refugio del asedio de la Inquisición, y según se rumoreaba, de sus propios compañeros.
“Las ratas abandonan el barco que se hunde,” pensó con indiferencia.
Los Lasombra debían haberlo pensado antes de declarar una guerra sin sentido contra la Camarilla, que había costado numerosos recursos y vidas durante siglos de encarnizadas batallas, antes de que por fin el sentido común se impusiera. Sin embargo, sería estúpido negar el valor potencial que sus enemigos derrotados podían aportar la Camarilla, que también sufría sus propias deserciones y ataques en estos tiempos inciertos, además de los dominios que podían unirse a la secta sin necesidad de derramar más sangre.
No se lo pondría fácil. Mostraría una fachada inflexible y les haría sudar un poco de sangre antes de ofrecerles una salida razonable para su aceptación en la sociedad civilizada y exclusiva de la Estirpe.
Mientras daba vueltas a sus propios pensamientos, uno de sus servidores se aproximó y le avisó de que la delegación del clan Lasombra había llegado.
En fin, todo estaba listo al detalle. En el fondo, aquella reunión no era más que la formalidad de unos hechos consumados hacía tiempo. El clan Lasombra había sido derrotado.

***
Don Alejandro observó detenidamente a sus interlocutores. Eran tres individuos vestidos de negro riguroso, como si asistieran a un entierro. Etiqueta sencilla y pragmática, no muy diferente de la moda de los tiempos del rey Felipe II de España y Portugal, de honrosa memoria. Uno de ellos, sin duda el líder de la delegación, se aproximó, y realizó una breve reverencia, extendiendo los brazos en un arco de cortesía y elegancia, un saludo educado pero no demasiado suplicante. Lo reconoció al momento: Se trataba de Don Eliécer de Polanco, un caballero de las noches de la Reconquista. y según sus informes, el Cardenal de las Sombras de Madrid.
-Buenas noches, Don Alejandro. Bienvenido de nuevo a Madrid –El Cainita se expresaba correctamente, con una voz de ligero acento norteño con la calidad de un barítono.
Don Alejandro asintió. Desde que había recibido la sangre en el clan Ventrue y se había unido a las filas de la ilustre Camarilla, en gran parte se había convertido en un exiliado de su propio país. Cierto era que no faltaban dominios que honraban a la Torre de Marfil en España, pero uno de los deseos de Don Alejandro era poder volver a recorrer en paz las calles de la que había sido la capital de un imperio donde no se ponía el sol.
-Buenas noches, Don Eliécer –respondió a su vez el representan de la Camarilla, con una reverencia menos pronunciada, pero igualmente respetuosa-. Celebro que hayáis venido y estéis dispuesto a sentaros para hacer la paz, después de la terrible guerra que nos ha enfrentado.
Siguió un incómodo silencio, en el que ambas partes se observaron, calibrándose, midiendo y meditando su próxima acción tras los secos, correctos saludos protocolarios.
Fue Don Eliécer el que rompió nuevamente el hielo, mostrándose dispuesto a iniciar una conversación más fluida. La tensión inicial comenzó a deshacerse, relajando el ambiente.
-Una paz, sin duda, es lo que necesitamos. En estos momentos la guerra se ha extendido más allá de las filas de los clanes. Portentos nunca vistos han aparecido, y las profecías de las que otros se burlaban antaño parecen hacerse realidad.
-Y la Camarilla está dispuesta a acoger al clan Lasombra en el refugio de sus dominios, como siempre ha ofrecido a todos los clanes. Sin embargo, también pedimos reparaciones por los daños y heridas cometidos en el pasado, y a que el clan Lasombra acepte someterse a su ley.
Don Eliécer sonrió antes de continuar.
-No esperábamos menos. Somos conscientes de que la guerra nos convirtió en enemigos durante siglos, y estamos dispuestos a reparar las ofensas del pasado, siempre en buena lid y fe. Aceptamos una rendición honorable, sin continuar humillaciones y rencores en el futuro.
“Hemos leído vuestras peticiones para confirmar nuestra unión y membresía de pleno derecho a la Camarilla, y debo deciros que estamos dispuestos a aceptarlas.
El vampiro Lasombra realizó un gesto, y uno de sus subordinados, un hombre moreno, con cabello rizado y gafas traslúcidas se adelantó con un cofre, que abrió, mostrando el resplandor de piedras preciosas y monedas de oro.
-El rescate de un rey. Este cofre simboliza una pequeña parte del pago acordado de las indemnizaciones en oro e inversiones que se nos pidió. El resto ya ha sido transferido a las cuentas bancarias que acordamos.
Realizó otro gesto, y el otro vampiro, una mujer seria, de rostro ovalado, y el cabello azabache recogido en un moño, se adelantó, abriendo otro cofre, lleno de ceniza y fragmentos de hueso.
-La entrega de los traidores. Treinta Cainitas que cometieron crímenes contra la Camarilla. Inquisidores, Obispos, Paladines…todos han sido ejecutados.
Don Alejandro se encontraba satisfecho. No esperaba menos del carácter práctico, implacable y cruel de los Lasombra. No obstante, decidió mantenerse frío y sereno. Ahora era su momento.
-Por supuesto, el Príncipe designado por la Camarilla se asegurará de que el acuerdo haya sido debidamente cumplido, y el clan de la Sombra se encontrará bajo su protección y será el representante de sus intereses, al menos durante un tiempo provisional, aunque escuchará la voz del clan en los asuntos de gobierno del dominio.
Algo parecido a la decepción pareció que oscurecía el semblante de Don Eliécer por un momento, pero enseguida recuperó la compostura, y con la misma voz elegante y tranquila que había mantenido hasta el momento, con una formalidad que recordaba otros tiempos, replicó:
-En esto, no podemos estar más en desacuerdo. El dominio de Madrid es nuestro hogar, y si hemos de compartirlo con los linajes de la Camarilla, habrá de ser en confianza e igualdad con el resto de la Estirpe. Y como el linaje más antiguo y numeroso de Madrid, solicitamos el derecho a nombrar a nuestros representantes.
“Menuda osadía,” pensó Don Alejandro. “Pero no les quedará más remedio que ceder. Quizás un año expuestos a los ataques de nuestros arcontes y de la Inquisición les bajen los humos.”
-Los términos que hemos negociado son precisos. La unión del clan Lasombra a la Camarilla se realizará bajo los mismos, de forma similar a otros dominios.
-Pero ha habido otras excepciones. El dominio de Milán se unió a la obediencia de la Camarilla hace apenas unos años, y Giangaleazzo, que había gobernado como representante del Sabbat fue aceptado como Príncipe. El dominio de Florencia fue gobernado por un Príncipe de nuestro clan durante siglos.
-Esas excepciones fueron negociadas de forma individual en su momento. Ahora la situación ha cambiado, y los Lasombra de Madrid se unirán a la Camarilla en las mismas condiciones que el resto de su clan según hemos acordado. Ni más ni menos.
Un nuevo gesto de decepción pareció aparecer en el rostro de Don Eliécer, pero también… ¿diversión?
-Hemos realizado un pago elevado y más que justo en oro y sangre para alcanzar este trato. ¿Tal vez podamos negociar una mejora? ¿Os encontráis autorizado por la Camarilla?
-Tengo plenos poderes de negociación entre el clan Lasombra de Madrid y la Camarilla, pero hasta el momento no veo motivo para alterar los términos acordados. Podéis aceptarlos tal y como son o esperar una ocasión mejor, pero os advierto que puede que dentro de un tiempo no se os muestre tanta generosidad.
Ahora sí, una sonrisa abierta surcó el rostro de Don Eliécer, mostrando unos dientes blancos. El antiguo Cainita se llevó una mano al pecho, y Don Alejandro y sus guardaespaldas no pudieron evitar un momento de tensión, pero Don Eliécer se limitó a sacar de su bolsillo un pequeño objeto que expuso en la palma abierta de su mano pálida: un brillante anillo de plata, con una elaborada filigrana.
-¿Lo reconocéis?
Don Alejandro observó el anillo desconfiado y reconoció el escudo de la casa de Medina Sidonia. ¡Vaya si lo reconocía! Aquella joya le recordaba a su odiado rival, el duque Alonso Pérez de Guzmán, que durante siglos había entorpecido sus planes. Eran rivales llenos de odio que habían jurado destruirse mutuamente. Habían movido ejércitos que habían luchado en diferentes rincones del mundo, habían contratado asesinos sin reparar en costes, y la victoria en los campos de batalla de la guerra eterna se había alternado entre uno y otro con el paso del tiempo.
Sólo pensar en su rival a Don Alejandro le hervía la sangre. Su fachada impasible se agrietó, dejando entrever parte de su furia. Sólo al ver la sonrisa de diversión de Don Eliécer, se sintió un poco avergonzado e intentó recuperar la compostura perdida.
-Ya veo que sí –continuó Don Eliécer-. Me place anunciaros que Don Alonso Pérez de Guzmán, en otros tiempos Duque de Medina Sidonia, Priscus del Sabbat, Consejero de la Regente de la Espada de Caín, Conquistador de Manila, etc., etc. se encuentra en estos momentos entre los Lasombra de Madrid.
“Y sin duda la entrega de semejante caudillo del Sabbat a vuestra merced bien valdrá una mejora de nuestra negociación. Reconsiderad nuestra petición: El clan Lasombra dispondrá de sus propios representantes en el dominio de Madrid, y el nuevo Príncipe de la Camarilla será elegido entre ellos.
A Don Alejandro no se le escapaba el detalle de que posiblemente Don Eliécer sería el nuevo Príncipe, o por lo menos, alguien de su confianza. Sus superiores en la Camarilla se irritarían ante semejante concesión, pero la entrega de su odiado rival, por fin a su alcance después de varios siglos…Madrid bien lo valía.
-Aceptamos –respondió con voz seca, tratando de no mostrar debilidad ante aquel movimiento inesperado. Se sentía sorprendido y ansioso a partes iguales.
-Sabía que alcanzaríamos un acuerdo que nos satisfaría a todos, pero antes de pasar a las celebraciones, debemos preparar las formalidades necesarias, para que nadie se sienta engañado. Comprenderéis que tanto entre nosotros como entre la Camarilla no ha sido fácil llegar hasta este momento.
La sala se llenó de una conversación llena de tecnicismos, que asentarían los últimos intercambios entre los Lasombra de Madrid y la Camarilla, así como la entrega del Duque de Medina Sidonia a Don Alejandro, un punto especialmente importante, pero el paso decisivo había sido dado y la negociación podía darse por finalizada. La paz de la Camarilla se impondría sobre Madrid de la mano de los Lasombra, que mantendrían su posición hegemónica sobre la ciudad.
Sí, la paz había vuelto a un dominio especialmente agitado en los últimos años.
¿Pero hasta cuándo?

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9012
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [V5] Madrid Nocturno: El laberinto de las tinieblas

#4

Mensaje por Alexander Weiss » 13 Oct 2021, 00:10

Imagen

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9012
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [V5] Madrid Nocturno: El laberinto de las tinieblas

#5

Mensaje por Alexander Weiss » 13 Oct 2021, 15:13

Imagen LIBRO UNO: DENTRO DE LA OSCURIDAD

ADVERTENCIAS, AVISOS Y PROLEGÓMENOS
Madrid Nocturno es un escenario y ambientación diseñado para el juego de rol Vampiro: La Mascarada. Pero no consiste en la esencia de la gran ciudad que es la capital de España, sino que describe un escenario oscuro, siniestro, retorcido y desfigurado por los reflejos del Mundo de Tinieblas y la crueldad depredadora de sus habitantes no muertos.
Durante muchos siglos Madrid fue una fortaleza del Sabbat, representado por la infame figura del Arzobispo Moncada, que convirtió la ciudad en un dominio siniestro para acrecentar su gloria, mientras sus servidores vampíricos seguían sus órdenes y bailaban al final de los hilos de sus intrigas, o trataban de oponerse a su voluntad.
Sin embargo, el siniestro gobierno de Moncada terminó a finales del siglo XX, y desde entonces la fortaleza del Sabbat se ha hundido en el caos, con periódicos estallidos de violencia que las Noches Finales y las guerras entre facciones no han hecho sino avivar, como un incendio fuera de control. Los enfrentamientos por el poder se mezclan con las luchas por la simple supervivencia, los colmillos destellan afilados, la sangre se derrama en las calles oscuras, en medio del choque entre linajes, edades, intereses personales y errores fatales…
En este escenario se describen la historia, los Cainitas, facciones e intrigas presentes en la capital de España, que en muchos sentidos fue y sigue siendo el corazón espiritual del clan Lasombra, y en estos momentos es una fortaleza asediada y disputada por una guerra intestina entre la Camarilla y el Sabbat. Todo esto consiste en una serie de ideas, sugerencias y consejos para dirigir tus propias historias y Crónicas en Madrid. La ciudad se encuentra muy dividida entre los clanes de la Camarilla, las manadas del Sabbat, las bandas Anarquistas y los seguidores de los cultos no muertos, que se aferran a la fe oscura como una forma de encontrar consuelo y sobrevivir a las Noches Finales…o aceptar el destino inevitable que parece acercarse en el horizonte.
La división de la ciudad entre las distintas facciones, y el modo de vida de sus habitantes no muertos, recibe la debida atención, pero como ocurre con todos los suplementos del Mundo de Tinieblas, Madrid Nocturno también está sujeto a la Regla de Oro: Haz Lo Que Quieras. Si ves algo que no te gusta o no se ajusta a tus propios gustos e intenciones, cámbialo libremente…y por propia voluntad.
Como complemento a Madrid Nocturno, recomiendo el escenario de España Nocturno, que ofrece una visión de conjunto sobre la política vampírica de España, y de la misma forma son igualmente útiles suplementos de Vampiro: La Mascarada como La Guía de la Camarilla, La Guía de los Anarquistas y La Guía del Sabbat. Cultos de los Dioses Sangrientos también ofrece información interesante sobre algunos cultos vampíricos que aparecen aquí. De todas formas recuerda que ningún suplemento es imprescindible en última instancia. Lo único esencial y realmente importante es tu propia imaginación y disposición para proporcionar historias inolvidables a tus jugadores.

EL LABERINTO DE LAS TINIEBLAS
El subtítulo de Madrid Nocturno (“El Laberinto de las Tinieblas”) es un reflejo de los cambios que ha sufrido el dominio en las últimas décadas, desde la desaparición del Arzobispo Moncada, que tomó el poder efectivo en el siglo XV y construyó una auténtica catedral de tinieblas con cofradías de Cainitas que cumplían papeles determinados en la ciudad.
Ahora la catedral ha caído y se encuentra en ruinas. Todo el trabajo de siglos se desmoronó en cuestión de años con la llegada de las Noches Finales. Todas estas ruinas constituyen un laberinto de caos y confusión en el que muchos se mueven a ciegas y donde es fácil perderse para siempre. Las intrigas y política sutil siguen teniendo lugar en los salones de poder, pero cuando la cae la noche, las calles rugen con una inesperada e imprevisible violencia como no se había visto en mucho tiempo. Los pactos cuidadosos pueden estallar –literalmente- cuando una manada Cainita aparece de improviso en busca de sangre o tratando de sembrar la destrucción entre las filas enemigas.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9012
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [V5] Madrid Nocturno: El laberinto de las tinieblas

#6

Mensaje por Alexander Weiss » 15 Oct 2021, 15:53

Imagen TEMA
El tema central de Madrid Nocturno es la agitación. Tras siglos como un poder monolítico, la fortaleza del Sabbat se ha roto en pedazos, y cada facción lucha por recogerlos todos y unificar de nuevo todo el dominio bajo su mando. El miedo y la incertidumbre que siguió a la muerte de Moncada, ha dado lugar a la fragmentación en varias facciones, ya sean las sectas tradicionales de Anarquistas, Camarilla y Sabbat, pero también las pugnas por el poder entre clanes y cultos, y las luchas personales por reclamar un lugar reconocido en el nuevo orden.
Pero lo cierto es que en las últimas décadas, la fragmentación existente no ha traído la paz. Cuando parecía que un poderoso antiguo o una figura destacada podían tomar el poder, no ha tardado en surgir una oposición enfrentada a su vez a otros competidores. Aunque en estos momentos varios aspirantes tratan de controlar el dominio de toda la ciudad, ninguno lo ha conseguido.

AMBIENTE
Madrid ha sido una ciudad llena de secretos, y todavía lo sigue siendo. No sólo porque varios de ellos no hayan sido revelados, sino porque muchos de los aspirantes que acuden en la noche para reclamar el poder ignoran gran parte del escenario oculto de la ciudad. La noche madrileña es una atmósfera de oscuridad cambiante y silenciosa, ocasionalmente alterada por susurros y murmullos, pero que de forma inesperada puede apartarse ante la luz repentina de los fuegos de la Inquisición o el choque entre las facciones de no muerto, para de la misma forma, apagarse y dejar que las sombras vuelvan a ocupar su lugar.
Como capital de España desde hace siglos, Madrid también es un escenario de contrastes entre el paisaje de la modernidad representada por los edificios de vanguardia, y las viejas iglesias y palacios que han sobrevivido al paso del tiempo. En algunos barrios la miseria y la desesperación campan a sus anchas, mientras la élite se atrinchera en las fincas particulares, chalets y apartamentos de lujo que han sustituido a los palacetes y casas señoriales. Por otra parte, especialmente durante el siglo XX, la capital también ha adquirido un carácter cosmopolita, en el que han confluido emigrantes de toda España y el resto del mundo, y su encaje en las estructuras tradicionales no siempre ha sido sencillo ni aceptado.
Por otra parte, los Vástagos que recuerdan Madrid como fortaleza del Sabbat y el corazón espiritual del clan Lasombra se atrincheran con orgullo y cierta soberbia en el recuerdo del pasado, frente a los advenedizos y oportunistas que han acudido para competir por los despojos del poder. Los vampiros de Madrid se consideran superiores, manteniendo una fachada de aristocracia frente a los que llegan de otros lugares.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9012
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [V5] Madrid Nocturno: El laberinto de las tinieblas

#7

Mensaje por Alexander Weiss » 15 Oct 2021, 20:58

Imagen LA CAMARILLA
Después de varios siglos, la Torre de Marfil puede alzar orgullosa su estandarte en lo que no hace mucho era una de las principales fortalezas europeas del Sabbat. Tras varios intentos fallidos, intrigas y conspiraciones, sus enemigos han hincado la cerviz y han reconocido su supremacía, o al menos ésa es la fachada que se presenta a primera vista.
Sin embargo, la situación es mucho más compleja de lo que parece. De no ser por el comienzo de la Guerra de la Gehenna, que llevaron a muchos Cainitas a emprender una cruzada a Oriente Medio, para luchar contra los Ancianos que se han alzado, los ataques de la Segunda Inquisición, que diezmaron las filas de los Cainitas y muy especialmente, el abandono de gran parte del clan Lasombra de la Espada de Caín, viendo que no tenían nada que ganar, y sí mucho que perder, la Camarilla no se habría alzado con la victoria, por así decirlo.
Al contrario que otros dominios conquistados al Sabbat, bien por abandono de sus enemigos, o por una ocupación de facto, la conversión de Madrid en un dominio de la Camarilla llegó tras una serie de negociaciones a lo largo del año 2008. El Clan Lasombra traicionó a sus compañeros de secta, presentó sus cenizas y restos a los representantes de la Camarilla, pagó un tributo y entregó a importantes Cainitas a la justicia de la secta. Gracias a la habilidad diplomática de los Lasombra, consiguieron un ventajoso trato de igualdad y mantener su control sobre el dominio.
Por supuesto, desde entonces la Camarilla ha reclamado Madrid como parte de los dominios de la secta, pero la situación está lejos de haberse tranquilizado. La reacción de los Cainitas supervivientes ante la traición de los Guardianes fue feroz, y en pocos años estallaron de nuevo los conflictos y se encendieron las hogueras.
Aunque se encuentra enzarzada en un conflicto cuyo fin está lejos de vislumbrarse, por lo menos la Camarilla ha conseguido asentar su presencia en la ciudad. Representantes de otros clanes pronto establecieron un Consejo de Primogenitura en torno a un Príncipe Lasombra, que decidió quienes serían aceptados en su dominio e inició un habilidoso juego de favores entre quienes querían compartir el poder de la capital española.
Varios de ellos se arrepintieron cuando el Sabbat reinició sus ataques, y las filas de los Vástagos se vieron diezmadas. Sin embargo, estos ataques también constituyeron un revulsivo de unidad frente al enemigo común, fortaleciendo la posición del Príncipe. Los Lasombra madrileños demostraron su lealtad a la Camarilla, luchando en primera línea contra sus hermanos Cainitas, y al mismo tiempo coordinando los esfuerzos de la Estirpe para extender su influencia en la sociedad mortal.
En estos momentos la Camarilla mantiene con firmeza su presencia en Madrid, y la secta no está dispuesta a ceder terreno. Aunque su control nunca ha sido absoluto, los Vástagos y sus seguidores no están dispuestos a renunciar al poder que tanto esfuerzo les ha costado conseguir.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9012
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [V5] Madrid Nocturno: El laberinto de las tinieblas

#8

Mensaje por Alexander Weiss » 16 Oct 2021, 00:04

Imagen LOS ANARQUISTAS
Aunque la mayoría de los no muertos de Madrid creen que la presencia de los Anarquistas es un fenómeno reciente y oportunista, lo cierto es que llevan en la ciudad más tiempo de lo que se cree. A medida que el dominio del Sabbat crecía y los Cainitas se hacían más numerosos, también se incrementaba el número de Abrazos apresurados, de chiquillos abandonados, de herejes expulsados y en fin, todo tipo de vampiros descastados, que procuraban huir lejos de Madrid a la menor oportunidad, pero siempre hubo algunos de ellos, que sin otro sitio en que refugiarse, permanecieron en la periferia, procurando mantener una presencia discreta. Su existencia era difícil, y pocos conseguían sobrevivir mucho tiempo.
Tras la caída del Arzobispo Moncada, y a medida que el Sabbat se volvía contra sí mismo, los Anarquistas encontraron una nueva oportunidad. Varios Cainitas abandonaron la secta, habiendo perdido en las intrigas contra los suyos, y a medida que la Espada de Caín se desmoronaba, el número de descontentos también se incrementó, y el punto culminante fue la traición de los Lasombra, que destruyó a muchos Cainitas, y obligó a otros a huir.
Estos marginados y descontentos han comenzado a organizarse desde comienzos del siglo XXI, formando una alianza de varios grupos distintos. El más numeroso está formado por las Cornejas, constituido por jóvenes Cainitas que todavía conservan retazos de su humanidad y han renunciado a su secta, considerándose traicionados y abandonados, por lo que han decidido seguir su propio camino. Se trata en su mayor parte de vampiros del clan Gangrel, auténticos supervivientes de la selva urbana.
Recientemente, también se produjo una revolución silenciosa que pasó desapercibida para la mayoría de los no muertos madrileños. El Templo de Set de Madrid estaba dirigido por un culto de traficantes de seres humanos, que parasitaban el contrabando y el comercio de inmigrantes ilegales. Varios chiquillos, maltratados y torturados, se alzaron contra el viejo hierofante y lo destruyeron, tomando el control del culto. Muchos vampiros, Abrazados entre los inmigrantes de Madrid, se unieron a ellos, formando la facción de las Serpientes. Muchos de sus miembros son vampiros del Ministerio, aunque varios Caitiff y Sangre Débiles han incrementado sus filas.
Hace unos años también se formó un culto en torno a una carismática vampira del clan Malkavian, conocida por sus profecías, pero también su conocimiento sobre la Madre Oscura. El culto se ha extendido, convirtiéndose en el centro de una facción Anarquista conocida como los Gatos Negros, formando una facción constituida sobre todo por vampiros de los clanes Malkavian y Brujah.
Estas tres facciones aliadas, junto con otros grupos y células menos conocidos, constituyen el Movimiento Anarquista de Madrid. Han conseguido establecer varios dominios en la periferia de la ciudad, e hicieron una demostración de fuerza en el año 2011 apoyando entre los mortales al movimiento de los indignados o Movimiento 15-M, con la intención de debilitar la influencia de la Camarilla sobre la política mortal. Sin embargo, este movimiento diverso no obtuvo los resultados deseados, y los ataques de la Segunda Inquisición obligaron a los Anarquistas a replegarse. Aunque deben actuar con más discreción, se preparan para actuar de nuevo. Varios de los líderes de Anarquistas tratan de avivar las llamas del conflicto entre la Camarilla y el Sabbat, procurando evitar las represalias.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9012
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [V5] Madrid Nocturno: El laberinto de las tinieblas

#9

Mensaje por Alexander Weiss » 16 Oct 2021, 16:36

Imagen EL SABBAT
Madrid comenzó como dominio del clan Lasombra, y pasó a formar parte del Sabbat desde sus inicios. El poder del desaparecido Arzobispo Moncada se incrementó con el paso del tiempo, tanto dentro de la secta como entre su clan, y en su dominio construyó una estructura e influencia cuyas ramificaciones se extendían por todo el mundo. Hubo algunas iniciativas por parte de la Camarilla para conquistar Madrid, especialmente a medida que sus enemigos perdían terreno en Europa, pero la ciudad resistió intrigas e intentos abiertos de desplazar a los Cainitas del poder.
A finales del siglo XX, Madrid era sin duda el dominio del Sabbat más importante de Europa, y su gobernante una figura respetada dentro de la secta, que incluso llegó a aspirar a la posición de Regente. Sin embargo, finalmente sus enemigos tuvieron éxito, y la caída de Moncada constituyó un duro golpe, que provocó el desmoronamiento de lo que había construido.
Se sucedieron varios aspirantes ineficaces a la posición de Arzobispo, y otras facciones trataron de apartar la influencia del clan Lasombra. Durante un tiempo, Eliécer de Polanco, un Cardenal enviado de México pareció poner paz entre las distintas facciones y traer de nuevo algo de estabilidad, pero sólo retrasó lo inevitable.
En el siglo XXI muchos antiguos Cainitas emprendieron una cruzada a Oriente Medio, los ataques inesperados de la Segunda Inquisición diezmaron el Sabbat, y la posición del Cardenal Polanco fue discutida y atacada. Parecía que su derrocamiento provocaría una nueva serie de enfrentamientos por el poder.
Y entonces se produjo la traición. Los Lasombra de Madrid se reunieron hacia el año 2008 y tomaron una decisión drástica. Traicionaron a sus compañeros del Sabbat, purgaron las filas de la secta, y entregaron las cabezas de sus rivales a la Camarilla como pago a cambio de su protección. El Cardenal de Polanco asumió el poder como Príncipe, mientras los Cainitas huían o eran destruidos. Con el respaldo de sus compañeros de clan se dispuso a reconstruir el poder del dominio de Madrid.
Pero de nuevo, su poder se vio amenazado, primero los Anarquistas, aprovechando la caída del Sabbat, trataron de debilitar su poder, aunque consiguió resistir su embate. Sin embargo, la principal amenaza a su dominio llegó en el año 2018. Varias manadas de Cainitas, deseosas de revancha, llegaron desde el resto de España, y se unieron a los supervivientes que habían permanecido en Madrid. Demostraron que la Espada de Caín estaba lejos de ser derrotada.
Al frente de esta alianza de Cainitas, nihilistas y destructores, se encontraba la Arzobispo Lucita de Aragón, a quien el Príncipe Eliécer de Polanco conocía bien. Durante los meses siguientes, los Cainitas consiguieron destruir a varios Vástagos y conquistar barrios enteros. La posición firme de la Camarilla se tambaleaba.
No obstante, a pesar de sus victorias, los Cainitas no sólo se enfrentaban a los Vástagos de la Camarilla. La Segunda Inquisición acabó con varias manadas del Sabbat, y una vez recuperada de la sorpresa de la invasión inicial, la Camarilla asumía el contraataque. En el año 2020 hubo una descomunal batalla, en la que el Príncipe y la Arzobispo se enfrentaron personalmente. Desde entonces no han vuelto a ser vistos, y se rumorea que alguno de ellos, o quizás los dos, fueron destruidos o han caído en letargo.
Actualmente, los Cainitas de Madrid siguen acatando la autoridad del Arzobispo, y siguiendo sus órdenes. La gran mayoría son manadas feroces, que siguen los principios de la Senda de la Noche, aunque también hay seguidores de otras filosofías inhumanas de la Espada de Caín. Las hordas Cainitas vigilan y esperan, aguardando el momento para atacar repentinamente, antes de replegarse con igual rapidez a las sombras que las ocultan. Su situación no es fácil, pero los Cainitas madrileños están imbuidos de un fervor apocalíptico, decididos a arrastrar a sus enemigos con ellos a la destrucción.
Última edición por Alexander Weiss el 16 Oct 2021, 16:51, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9012
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [V5] Madrid Nocturno: El laberinto de las tinieblas

#10

Mensaje por Alexander Weiss » 16 Oct 2021, 16:50

Imagen LOS INDEPENDIENTES
Durante el gobierno de Moncada hubo varios embajadores de diversos clanes que visitaban Madrid o residían en la ciudad de manera más o menos prolongada. Algunos de ellos también aprovecharon la caída del Sabbat para acudir y fomentar sus propios intereses. Sin embargo, tras la llegada de las Noches Finales y el ascenso de la Segunda Inquisición, quedan pocos vampiros que puedan reclamar mantener su independencia del enfrentamiento de sectas.
Hécata: Tras la reciente Reunión de la Familia, diversas facciones necrománticas se unieron en un nuevo Clan de la Muerte. Los antiguos Giovanni no disponían de mucha influencia en Madrid, aunque es conocido que realizaron varios tratos con el Arzobispo Moncada. En cualquier caso, tras la desaparición de Moncada y la formación del clan Hécata, el dominio ha atraído a un grupo de Vástagos del clan, decididos a investigar el legado de los Necronomistas del Sabbat.
Ravnos: El clan Ravnos contaba con una presencia bastante numerosa en España, aunque en Madrid, la mayoría de sus miembros formaban parte de las filas del Sabbat, aunque eso les permitió sobrevivir mejor a la maldición que recientemente devastó las filas del clan en todo el mundo. Los escasos Cainitas del clan Ravnos que sobrevivieron cayeron con sus compañeros en los enfrentamientos del Sabbat, pero otros consiguieron huir a tiempo, uniéndose a los Anarquistas o tratando de sobrevivir por sí solos.

Editor completo

Volver a “VAMPIRO LA MASCARADA”