[Recurso] Celebrando la oscuridad

Desde la primera edición a la quinta.
Avatar de Usuario
Voivoda
Fundador
Fundador
Mensajes: 5106
Registrado: 13 Jul 2019, 17:50
Ubicación: Madrid
Mensajes miarroba: 27.018
Antigüedad: 7 de Agosto de 2004
Contactar:

Re: [Recurso] Celebrando la oscuridad

#31

Mensaje por Voivoda » 11 Oct 2021, 20:32

Faith that hurts

- Me encantaría no creer en Dios, sinceramente. Todo sería mucho más fácil, creéme.

Ricardo dio una larga calada a su cigarrillo antes de apagarlo en el cenicero que gobernaba la mesa de la sacristía de la minúscula parroquia de Arpino, la hermosa villa natal de Marco Tulio Cicerón.

- La noche en que me convirtieron creí que Satanás se había apoderado de mí y perdí la fe. Imagínate... una noche eterna, esta sed que no se calma nunca, el engaño de un Sire que realmente nunca me dio los detalles verdaderos de esta condición -la nube de humo de la última calada se fue disipando según se acercaba a la lámpara del techo- Tuve una crisis de fe muy importante.

Ricardo se ajustó su traje de sacerdote perfectamente planchado y se puso de pie. Le gustaba la elegancia de la camisa negra y del alzacuellos, así como la barrera que establecía en sus relaciones. Aunque ya habían quedado atrás los tiempos en los que todo Arpino iba a misa cada domingo, todavía podía sentir el respeto de los creyentes y acallaba la burla de los ateos con la severidad de sus gestos.

- Pero, ¿sabes?, Dios nos expone a estas pruebas para comprobar la resiliencia de nuestra fe. Si desfallecemos no somos dignos de Él y es entonces cuando realmente se abre la puerta a que Satán entre en nuestros corazones. Me llevó un tiempo darme cuenta de ello, muchas noches en las que rezaba y no encontraba respuesta -el sacerdote caminó en círculos por la pequeña sacristía- Esta ansiedad interior que nos consume, la voz del Adversario que se introduce en nuestra alma cuando transgredimos las leyes de Dios y volvemos a alzarnos en una burla de la verdadera Resurrección casi me llevan al abismo.

Ricardo sacó de la vaina de cuero carmesí un cuchillo plateado cuya empuñadura simulaba ser una cruz.

- Pero al final de una de esas noches, el Señor me habló. Sí, sí, no me mires de ese modo. ¿Cómo podíamos ser dignos de volver de la muerte si tal milagro sólo está reservado a Jesucristo? -el sacerdote dejó un silencio teatral- Porque somos sus nuevos apóstoles, los herederos de Cristo. Tardé en entenderlo hasta el día en que conocí a tu Sire. Sí, claro, ¿por qué te crees que estás aquí?. Conocí a Giancarlo en Venecia, ciudad de pecado y mezquinas intrigas que son la delicia de Lucifer. Le estudié durante un par de años en los que fui testigo de cómo se burlaba de todos los mandamientos y principios del amor de Dios.

El cura apoyó la punta del cuchillo en el pecho del muchacho que estaba atado y amordazado en la silla y cuyos gemidos de terror no eran audibles por nadie.

- Y entonces comprendí cuál era mi labor. No, no es fácil. Es una labor dolorosa. La fe duele, Francesco. ¿Crees que disfruto con esto?, ¿crees que no lloro lágrimas de sangre al observar cómo os habéis entregado a la Bestia interior, cómo habéis dado la espalda a Dios?. ¿Acaso no es una penitencia vivir eternamente para ser testigo de cómo muchos de quienes podrían ser apóstoles son llevados al camino del pecado?. No, Francesco, no, no elegí este camino de purga. Sólo soy un humilde siervo de Dios.

Después de un golpe seco y directo, el cuchillo atravesó el corazón de Francesco.
Imagen

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9010
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Celebrando la oscuridad

#32

Mensaje por Alexander Weiss » 12 Oct 2021, 13:01

Imagen Día 12: CAZADOR DE SANGRE
No había salida.
Arrodillado, Vadim golpeó impotente la puerta oxidada y encajada por el tiempo, que había resistido impasible sus golpes. Incluso se había arrojado desesperado contra ella, sólo para dislocarse el hombro, y sólo el terror que sentía dejaba de lado el latido de dolor que se extendía por su brazo cada vez que lo movía. Pero Vadim quería huir, quería vivir.
Y aquella cosa no lo dejaba. Lo había perseguido, aterrorizado y finalmente acorralado en aquel edificio en construcción, que debido a la quiebra de la empresa constructora llevaba años paralizado en forma de esqueleto de hormigón envuelto por los estragos del tiempo y los vándalos, una ruina fea y de mal gusto en aquel barrio nuevo de Moscú.
Primero escuchó los pasos. Se revolvió aterrorizado y contempló el umbral, iluminado por la luna. Las sombra dejaron paso a una figura oscura, envuelta en una sudadera sucia y barata, y unos pantalones de chandal a juego. El extraño caminó tranquilamente, y se dirigió hacia Vadim.
-Por...favor...-musitó en forma de súplica, de rezo y desespero, todo a la vez.
El extraño siguió avanzando, impasible, y se detuvo a unos pasos, inclinándose ante el joven aterrorizado, que era consciente de que iba a compartir el destino de sus compañeros. La entrepierna del pantalón estaba húmeda y apestaba a orina.
En silencio, la figura del extraño miró directamente a los ojos de Vadim y se echó la capucha de la sudadera sucia hacia atrás, mostrando un rostro pálido y macilento, como el de un cadáver de varios días. La mitad izquierda de su rostro parecía aplastada, con un tono rojizo oscuro. Sus ojos brillaban acusadores.
-Iván...-dijo Vadim, al reconocerlo.
En ese momento, Vadim tuvo la revelación. Recordó el año pasado, cuando Iván le había dicho que le quería. Sabía que a su amigo le había costado un gran esfuerzo, pero lo había tentado para que lo reconociera. Y después, sintió rechazo y miedo. En una noche de borrachera había quedado con otros dos amigos y habían elaborado un plan. Vadim concertó una cita con Iván y su homosexualidad quedó revelada ante el resto de la clase. La humillación pública le había salvado la cara ante sus compañeros, pero había expuesto a Iván al ostracismo público.
Un mes después Iván se había suicidado y recordó que en las noticias se decía que había saltado de aquel mismo edificio.
Y unos meses después comenzó el terror.
Tres de los compañeros de clase de Vadim habían desaparecido. Los tres habían apalizado a Iván, y lo habían con-Pvertido en el juguete donde descargar sus frustraciones, acosándolo y abusando de él ante la indiferencia, e incluso la burla de los demás.
Poco después aparecieron sus cadáveres, con los ojos desorbitados de terror, golpeados y con el cuello roto.
Y ante esa revelación, Vadim sintió cierto alivio. Iba a recibir el castigo del que había sido su mejor amigo. Sintió que se lo merecía y cerró los ojos, asustado, pero aceptando su destino.
Sintió los dedos resecos y podridos tocando su cuello.
-Perdóname. Tuve miedo.
Y en ese momento, la figura de Iván se derrumbó hacia atrás, como el cadáver que era. Vadim estaba asustado, y a la vez sorprendido. Los labios del cadáver esbozaban una sonrisa y sus ojos cerrados le daban una expresión de paz.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9010
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Celebrando la oscuridad

#33

Mensaje por Alexander Weiss » 12 Oct 2021, 13:03

Día 12: Cazador de sangre

Hiro Leor

Imagen

Andrea Payne

Imagen

Taverneiro lobo

Imagen

Yee and Haw

Imagen

Blighted

Imagen

Claire C

Imagen

Miss Kitty

Imagen

Julia Madrigal

Imagen

Anemoneart

Imagen

Sugardog

ImagenImagen

Kelgrid

Imagen

Vera Enfield

Imagen
Última edición por Alexander Weiss el 14 Oct 2021, 22:35, editado 2 veces en total.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9010
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Celebrando la oscuridad

#34

Mensaje por Alexander Weiss » 13 Oct 2021, 12:19

Imagen Día 13: LOS OJOS DE LA BESTIA
Cada día era una aventura nueva para Felipe. Como todos los niños de su edad, curiosear e inventar juegos para pasar el rato y matar el aburrimiento era algo habitual. Y en el pueblo, donde no había muchos niños de su edad, era una necesidad.
Tampoco es que los demás niños quisieran jugar con él. Era un "niño malo" o "con carácter", como decían sus padres en un intento de disculpar sus travesuras llenas de maldad, que más que nada consistían en romper cosas o en terminar peleándose con quien todavía desconocía su carácter endiablado.
En los largos días de estío, y mientras la gente del pueblo dormía la siesta, Felipe tenía el pueblo para él solo. En esta ocasión tenía un plan: escabullirse como un ninja en un gallinero y robar los huevos sin que lo vieran, simplemente porque quería ser capaz de hacerlo.
Escuchó los cacareos tranquilos de las tontas gallinas marrones, blancas y negras que se dedicaban a picotear en busca de la comida del día, o dormitaban a la sombra del olmo que crecía junto al gallinero. Cuando se acercó a la puerta, algunas de ellas se aproximaron, pensando tontamente que les traería algo de comer.
"Tontas, tontas, gallinas."
-¡Tontas! -gritó. Las aves de corral retrocedieron, ante el repentino susto.
Sacó el pestillo y se introdujo en el gallinero sin hacerles caso. Introdujo la mano en los improvisados nidos cálidos, hechos con cajas de fruta y paja. No podía llevárselos todos. Quizás debería destrozar los que quedaran...pero, hoy no.
Cuando salió del interior del gallinero se encontró con las tontas gallinas mirándole en silencio, de forma acusadora. Felipe las miró, extrañado.
"Sólo son unas tontas, tontas gallinas."
Pero de repente todas comenzaron a avanzar al unísono hacia él, y eso, lo sorprendió. Había algo extraño en el aire. Doce gallinas mirándole fijamente, con sus ojos acusadores, con sus picos adelantados y amenazantes.
"Pero..."
De repente, cayeron sobre él en un revoloteo de plumas, sin cacarear ni una sola vez. Felipe gritó al caer hacia atrás y perdió el conocimiento.
Despertó para encontrarse con una gallina de pie sobre su pecho. No se atrevió a incorporarse. Ya no le parecía un pájaro tonto, tonto.
Y de repente la gallina habló. Sí, habló.
-Aquí tenemos al ladrón de huevos.
Felipe abrió los ojos aterrorizados. Abrió la boca para gritar, pero no le salían las palabras.
-No, no hables. Eres un niño malo, y los niños malos que no se portan bien se quedan ciegos -El ave acercó su pico a uno de los ojos de Felipe, su rostro tan de cerca era aterrador. Sus ojos parecían los de una bestia feroz-. Pero te daré algo que no te mereces. Una oportunidad. Te irás de aquí y a partir de ahora te portarás bien con las gallinas. Y con los otros animales. Y con los otros niños...Y mañana nos traerás un pastel. Y ni se te ocurra decírselo a nadie, porque las gallinas lo sabremos. Lo sabemos todo ¿Lo has entendido?
Felipe sintió un calor húmedo en la entrepierna.
-Sí, sí,...gallina.
-Gallina no, Señora Gallina. ¿Lo has entendido?
-Sí,...Señora Gallina.
Hubo un revoloteo, y de un salto, la gallina saltó hasta una de las ramas del olmo que daba sombra al gallinero.
Felipe no pudo soportarlo más. Se incorporó y salió corriendo de forma frenética, no se molestó en cerrar la puerta del gallinero y sus gritos de terror se perdieron en la distancia.
Guillermina se bajó del árbol, y dejando atrás su forma de gallina, cerró la puerta del gallinero conteniéndose la risa. Aquel niño tonto, tonto, de la ciudad había aprendido una buena lección. Y si no, pues bueno, las gallinas sabían lo que hacer.
Imagen

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9010
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Celebrando la oscuridad

#35

Mensaje por Alexander Weiss » 13 Oct 2021, 12:40

Día 13: Los ojos de la bestia

Historeduca

Imagen

Mark Chilcott

Imagen

Andrea Payne

Imagen

Super Rat Lord

Imagen

Random

Imagen

Doctriumph

Imagen

Taverneiro lobo

Imagen

Evan Scence

Imagen

Anemoneart

Imagen

Joneeart

Imagen

Hiroleor

Imagen

Scara Mouche

Imagen

Mirage Fae

Imagen

Lola'Sim

Imagen

Miss Kitty

Imagen

Sugardog

Imagen
Última edición por Alexander Weiss el 14 Oct 2021, 16:08, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9010
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Celebrando la oscuridad

#36

Mensaje por Alexander Weiss » 14 Oct 2021, 15:52

Imagen Día 14: LAS ROSAS TIENEN ESPINAS
Ser un dios es un placer elitista. Ser adorado, elogiado, elogiado, dar y tomar a tus creyentes sin cuestión alguna, convertirte en el centro de su mundo.
Desde que había recibido la sangre, Damien se había convertido en un dios. Bueno...había otros dioses más poderosos que él, a los que había que respetar y temer, procurando pasar desapercibido, pero a su manera, Damien también había alcanzado la divinidad.
Había sido elegido por su físico dolorosamente perfecto y andrógino, y ahora lo utilizaba en su provecho. Utilizando la credulidad y el ansia de magia de los jóvenes apáticos y aburridos, había creado un culto de sangre, extendiendo sus hilos entre clubes alternativos, facultades universitarias y simples buscadores de emociones. El nombre de los Hijos de la Rosa de Sangre se pronunciaba entre rumores, como un secreto ansioso. Los escépticos que acudían para ver al dios terminaban convirtiéndose en creyentes sinceros sin duda alguna.
Y Damien consideraba que ya que llenaba el vacío de sus vidas, tenía derecho a su sacrificio. Con el tiempo cultivaba adoradores convencidos, que estaban dispuestos a donarle sus cuerpos y sangre, y él simplemente los disfrutaba, como era el derecho de un dios. Alguno incluso pedía ansiosamente la eternidad, y Damien terminaba concediéndosela...la eternidad de la muerte. No quería compartir la eternidad de la sangre con nadie.
Aquella noche esperaba a uno de sus adoradores, al que había concedido una sesión íntima y personal a solas. Damien lo saborearía, y exprimiría hasta la última gota en una noche de placer que paladearía hasta terminar en muerte.
El elegido había sido Daniel, un joven andrógino y tímido, que ansiaba la sangre, y había suplicado por rendirse a su dios. Pues bien, lo complacería, como a todos los que le habían pedido la eternidad antes.
En su habitación en un apartamento que pagaba con las donaciones de sus adoradores, y adornado con un lujo excesivo, aguardó a la medianoche. Y puntual, escuchó a Daniel llamando a la puerta.
Damien no podía negar que también se sentía atraído por su joven adorador, pero no había amor, sino la lujuria de beber su sangre y disfrutarlo. Simplemente, como dios, estaba por encima de las emociones mortales.
Abrió la puerta, y allí estaba Daniel, vestido de negro, con maquillaje pálido de porcelana, como todos los Hijos de la Rosa de Sangre. Sus labios pintados de negro solicitaban un beso. Y Damien lo besó.
Le había traído un ramo de rosas rojas como la sangre que iba a derramar. Qué detalle. Tan hermosas. Se inclinó para oler su fragancia.
Y de repente, sintió una punzada en el pecho. El rostro de porcelana de Daniel permaneció inmutable mientras la estaca se hundía en el corazón del vampiro. Utilizando su peso, empujó y lo derribó, hasta colocarse a horcajadas como él, empujando la estaca hasta que atravesó por completo el corazón del dios. Damien estaba sorprendido y aterrado a la vez, pero no podía moverse.
Daniel salió al pasillo y regresó con una lata de gasolina, que derramó concienzudamente sobre el vampiro y el resto de la habitación, sin perder tiempo. Arrojó una cerilla hacia atrás y se fue sin guardar un solo pensamiento hacia aquel monstruo hermoso y lleno de gula que había matado a su novio meses atrás.
Cuando salió del edificio, Damien y su apartamento ardían y pronto sólo quedarían las cenizas.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9010
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Celebrando la oscuridad

#37

Mensaje por Alexander Weiss » 14 Oct 2021, 16:07

Día 14: Las rosas tienen espinas

Ogof

Imagen

Super Rat Lord

Imagen

GMastervirtuoso

Imagen

IsmaelVra

Imagen

Vyx

Imagen

Hiroleor

Imagen

Andrea Payne

Imagen

Anemoneart

Imagen

Mostlyskin

ImagenImagen

Mirage Fae

Imagen

Taverneiro lobo

Imagen

Miss Kitty

Imagen

Nick

Imagen

Mysteria arts

Imagen

Doktor von Triumph

Imagen

Scara Mouche

Imagen
Última edición por Alexander Weiss el 15 Oct 2021, 20:16, editado 3 veces en total.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9010
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Celebrando la oscuridad

#38

Mensaje por Alexander Weiss » 15 Oct 2021, 12:23

Imagen Ilustración de Henrique Marinho Día 15: SANGRE AZUL
Siempre había querido ser una princesa. Desde que era pequeña, que contemplaba con envidia a las niñas ricas del barrio, que podían permitirse cosas que Adila ni siquiera había imaginado. Su pequeña casa en un barrio periférico de Alejandría no era suficiente para ella, y se prometió que haría todo lo posible por esforzarse y salir de ella.
Estudió mucho, pero sin dinero para apoyarla, eso no era suficiente. Pero eso no la desanimó, y siguió esforzándose. Cuando terminó como la mejor alumna de su instituto, tuvo posibilidades de beca y entrar en la universidad.
Y entonces encontró a un príncipe. Un chico rico que se enamoró de ella y la colmó de atenciones y lujos para hacerla sentir una princesa.
Y se casaron.
Pero no fueron felices. Tras cerrar la cadena del matrimonio, su marido se había vuelto celoso y la había convertido en una prisionera. La obligó a dejar la universidad, aunque ella siguió estudiando a escondidas, y le exigió la obediencia sumisa de la esposa.
Adila vivía como una princesa, pero no era feliz.
Intentó que su marido cambiara, pero no la respetaba. Cuando comenzaron los golpes, no aguantó más y ella los devolvió.
Y murió por ello, golpeada salvajemente en una explosión de furia.
Y en el más allá había encontrado a Nauneti, una princesa errante que acudió para darle una oportunidad de resurrección y nueva vida. Y Adila aceptó.
Su cadáver lleno de furia por la oscuridad de la muerte se irguió y sació su venganza sobre el cadáver destrozado de su marido.
Y comenzó un peregrinaje por los caminos de Egipto, confusa y asustada, hasta que unos hombres y mujeres la encontraron, la llamaron por su nombre y realizaron la ceremonia sagrada que la resucitó: Adila Nauneti, una reina del Antiguo Egipto, esposa de faraones, y portadora de la sabiduría de Isis, bendita con el Hechizo de la Vida.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9010
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Celebrando la oscuridad

#39

Mensaje por Alexander Weiss » 15 Oct 2021, 12:36

DÍA 15: SANGRE AZUL

Andrea Payne

Imagen

Malkwhodraws

Imagen

Ry

Imagen

Super Rat Lord

Imagen

Hiro Leor

Imagen

Masquerade TRPG

Imagen

Angry Arthirsty

Imagen

Jonee Art

Imagen

Sugardog

Imagen

Miss Kitty

Imagen

Taverneiro lobo

Imagen

Nick

Imagen

Sathspooky

Imagen

Inky black

Imagen

Claire C

Imagen
Última edición por Alexander Weiss el 25 Oct 2021, 21:53, editado 4 veces en total.

Avatar de Usuario
Alexander Weiss
Bibliotecario de Webvampiro
Bibliotecario de Webvampiro
Mensajes: 9010
Registrado: 14 Jul 2019, 01:15

Re: [Recurso] Celebrando la oscuridad

#40

Mensaje por Alexander Weiss » 16 Oct 2021, 12:53

Imagen Día 16: LÁGRIMAS CARMESÍES
Clément observaba fascinado las llamas que lamían las paredes del edificio, tres plantas ruinosas que hace tiempo que había sido desalojado y declarado insalubre, lleno de ratas. Y a pesar de poco, hasta hacía poco se había convertido en el hogar improvisado para los marginados, los sin techo, quienes simplemente querían sobrevivir, y para los que el derecho a una vivienda digna eran simplemente palabras y buenas intenciones tan sólidas como el humo.
Clément lloraba, y el cristal de sus lágrimas reflejaba las las llamas carmesíes que contemplaba en silencio, viviendo aquella experiencia nueva para él. Sí, era Clément, un inmigrante procedente de Costa de Marfil, que había terminado en París, tras una peligrosa travesía a través de África y el Océano Atlántico.
Recordó el infierno de hambre, sed y miedo de la patera, cuando los musulmanes nigerianos decidieron que iban demasiado cargados y echaron a los cristianos por la borda. Un descenso a las profundidades y después, el silencio.
Y desde el Abismo había ascendido Acham. Las puertas de su prisión se habían agrietado, y en cuanto tuvo la oportunidad huyó, moviéndose en las profundidades del mar que había contribuido a crear, y aferrándose al cuerpo inerte de Clément como una tabla de salvación en un mundo del que había estado ausente edades enteras.
Confuso y empujado por el miedo de quienes lo habían arrojado al mar se alzó glorioso en una corriente de agua y espuma, y sus asesinos conocieron su ira.
Y después hubo meses de confusión, descubrimiento y celebración. Su ira y su tormento se habían apagado poco a poco, a medida que en aquella vida humana veía maravilla y redescubría la compasión. Había mezquindad y debilidad en los humanos, pero también las semillas de una grandeza que sólo esperaban la guía adecuada para crecer.
Acham onvivió con los marginados, disfrutó de la ciudad de París. Y cuando regresó a su improvisado hogar, que compartía con sus compañeros, se había encontrado con aquel incendio, una muestra del odio del que la humanidad también era capaz. Lloró por la pérdida, y se aferró a aquellos sentimientos que estimaba puros, pero al mismo tiempo sintió que su ira volvía a agitarse.
Los asesinos pagarían esa misma noche.

Editor completo

Volver a “VAMPIRO LA MASCARADA”