[Trama] Designios Oscuros

Moderadores: Corso, Darkhuwin

Avatar de Usuario
Corso
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 898
Registrado: 06 Ago 2019, 23:10

Re: [Trama] Designios Oscuros

#41

Mensaje por Corso » 15 May 2021, 21:25

Marcelo y Marius.
Imagen
El viejo empezaba a respirar con cierta dificultad, ya que empujar el carro cargado de trastos por los siniestros corredores no era tarea fácil para un cuerpo tan aparentemente castigado. La marcha, pues, era lenta aunque constante, y no tardaron en entrar en una monótona sucesión de pasadizos, rampas y desniveles que parecían haber sido construidos por una fotocopiadora más que por la mano del hombre.

Llevaban ya un rato adentrándose en aquel podrido vientre subterráneo cuando Marius torció el morro; no le había hecho mucha gracia la no tan sutil última insinuación de Marcelo. Así que, tras aspirar el aire necesario para poder contestar del tirón, le habló al perro, aunque sin duda, su replica, iba dirigida indirectamente al vampiro.

- Llevo treinta años viviendo en la calle y resguardándome en esta mierda de sitio, así que, me atrevería a decir que las decisiones que llevo tomando durante toda la vida han resultado no convenirme mucho, pero aquí seguimos este saco de pulgas y yo ¿eh, chucho?

Rió entre dientes, antes de mirar furtivamente al brujah - De todas formas, tranquilo, hijo, aunque soy un puto desgraciado reconozco a un hijoputa peligroso cuando lo tengo delante. Pura supervivencia ¿No? Además, las chapas siempre ayudan a hacer amigos...- añadió, guiñándole un ojo mientras le daba unas palmaditas al bolsillo donde se había guardado las monedas. El tintineo de las mismas precedió al tema de los «encapuchados».

- A veces, cada cierto tiempo, vienen por aquí unos fulanos raros de la hostia. Esos cabrones hablan poco y van a lo suyo. Ya sabes, son esa clase de gente que no pierde el tiempo con tipos como yo. Es decir, que se mueven rápido: entran, buscan lo que coño estén buscando y se dan el piro; tal y como aparecen, casi sin hacer ruido. ¿Entiendes? ¡Cabrones egoístas! Nunca le dejan nada al pobre Marius - se quejó, con evidente intención de sacar más provecho de Marcelo esa noche - Aunque te voy a decir una cosa, mejor así, porque la única vez que me pusieron el ojo encima... me lo hice en los pantalones. ¡Coño, aún lo recuerdo! Esa gente es jodida, jodida de verdad. No es que te puedan dar una paliza de muerte, como tú amenazas, hay algo más en ellos...detrás de ellos, más bien.

Por primera vez desde que le había encontrado, Marcelo percibió como el vello del sin techo se erizaba. Marius calló de repente, con los ojos entrecerrados y la mirada perdida en un punto indefinido delante de ambos. El pobre diablo se pasó la áspera lengua por encima de los agrietados labios; señal de que aquellos recuerdos le seguían secando la boca. El brujah, hábilmente y temiendo que apremiarle le distrajese de lo que le rondaba por la mente, le concedió ese instante de introspección al percibir un ligero temblor de manos en el hombre, que tras medio minuto recobró el ánimo, volviendo en sí.

- Ellos también le buscan. Siempre vuelven a buscarle, desde hace décadas. Yo entonces me escondo y les veo filtrarse con sus túnicas negras por estos pasadizos, como las ratas. Pero, ¡ja! él parece más listo, y nunca se dejará atrapar.

La satisfacción que el hombre sentía al decir aquello quedó remarcada por su amarillenta y mellada sonrisa. Un gesto que se fue apagando, poco a poco, mientras escrutaba detenidamente al brujah, de la cabeza a los pies.

- ¡Eh! ¿Tú no serás uno de ellos, verdad, demonio? - receló, dando un paso para ponerse junto al perro, al costado del carro - No, no lo pareces, desde luego - negó con la cabeza, de inmediato, convencido de alguna manera de que estaba en lo cierto - Pero, entonces ¿Qué es lo que quieres de él? Es mi amigo, y como te dije, me procura cierto...bienestar... cuando acude por aquí. Así que, si le pones una mano encima...

El saco de huesos decrépitos que era Marius levantó el brazo en señal de amenaza, lo que a ojos de Gozza era un gesto tan ridículo como patético. Aún así, había que reconocer que el viejo no era la peor calaña con la que Marcelo se había encontrado entre el ganado, y tenía más pelotas que algunos de los niñatos del club que se amariconaban después de la primera hostia. Tras bajar el puño, le indicó con la cabeza que debían tomar una desviación, justo en el punto en el que el camino se empezaba a estrechar, de manera que era imposible seguir la marcha con el carro.

Es por ahí, no falta mucho - le aseguró, para después agacharse a acariciar la cabeza del perro y susurrarle algo. Dante se tumbó obediente junto al carro, como si supiese que llegados a ese punto tendría que esperar el regreso de su compañero y mantener a salvo sus posesiones.

Vamos, tú delante - le dijo, finalmente, a Marcelo.

Marcelo Gozza (Endimion1)
Brujah antitribu

Re: [Trama] Designios Oscuros

#42

Mensaje por Endimion1 » 18 May 2021, 17:38

La naturaleza cainita tenía sus ventajas, o al menos eso fue lo que pensó Marcelo para sus adentros, pues muy pocos mortales serían capaces de mantener el raciocinio en un lugar tan agobiante, caótico, oscuro y maloliente como este, prueba de ello era el lamentable aspecto físico de su acompañante y su más que probable falta de cordura. Por suerte la fuerza mental del brujah estaba muy por encima de la mera condición humana y el no verse obligado a respirar hacía que los efectos de la falta de oxigeno en un ambiente tan viciado y cerrado como este no afectaran lo más mínimo a su condición física. Recordó, entonces, como uno de sus compañeros de equipo peruanos se jactaba, cuando veían partidos de la clasificatoria sudamericana para el mundial, de como los rivales de su país sufrían al tener que enfrentarse al combinado blanquirrojo cuando jugaban como locales. Si jugadores tan fuertes, físicamente hablando, como Marcelo Salas o Martín Palermo se sentían ahogados jugando en el Estadio Nacional de Quito, a casi 3.000 metros de altitud, debido a la falta de oxígeno ¿Cómo podría llegar sentirse un humano corriente ante la falta similar de oxigeno que ofrecía este lugar debido a lo viciado de su aire? Todo esto sin contar el nauseabundo olor y a la sensación de opresión que se sentía en aquel laberinto subterráneo del demonio...

... Las palabras de Marius devolvieron al florentino al aquí y al ahora, y estas no parecían ser las mejores noticias del mundo. Aquellos cabrones que, a los ojos del vagabundo, parecían ser los encapuchados podrían ser un problema, sobre todo si se topaba con más de uno de ellos al mismo tiempo. Si eran al menos la mitad de hijos de puta de lo que los consideraba el viejo habría que andarse con ojo. Incluso no había que descartar que Marius trabajase para ellos, máxime tras ver el recóndito e intrincado itinerario que habían seguido y lo que apestaba aquella frase de "tu delante" a trampa.

Marcelo no se consideraba para nada un cobarde, por lo que hizo un gesto de asentimiento al anciano y se dispuso a entrar allí donde le indicaba, pero tampoco era estúpido, y sabía que no estaba en las mejores condiciones para una pelea, sobre todo si se alargaba en el tiempo. Además, si resultaba que aquel hombre estaba de su lado, también tendría que protegerle, al menos hasta que lo sacara de allí, lo cual le repateaba el estómago. Fue por ello que, justo antes de entrar, memorizó mentalmente los cuatro últimos giros que habían tomado, rememorando las marcas que había estado haciendo en las esquinas con la navaja y lo que cada una de ellas significaba, y comenzó a caminar. Si tenía que salir por patas de aquel condenado lugar, que apestaba a trampa y emboscada, y dejar atrás al viejo decrépito al menos que sus primeros pasos le permitieran alejarse lo suficiente como para, con algo más de calma, aprovechar esa ventaja sobre sus perseguidores para continuar su camino de vuelta a la bóveda derruida donde se había encontrado con Marius sin perderse, o al menos sin perderse demasiado.

-Tú escóndete y espera aquí viejo. - dijo conciliador el florentino. A saber si el hombre al que busco está ahí dentro y cuál es su estado. Cuando salga, si encuentro lo que quiero, te daré lo que te prometí. No quisiera que estuvieses tentado a dejarme aquí tirado en este agujero perdido de la mano de Dios si te pago ahora. Pura supervivencia ¿verdad?. -concluyó con una sonrisa cómplice el ex futbolista.

Fue entonces cuando el brujah despejó su mente y se concentró en lo que estuviera esperándole dentro, al tiempo que metía la mano en la que empuñaba la navaja en el bolsillo derecho de su chupa. Si el chiquillo del Obispo estaba ahí dentro lo último que deseaba era parecer amenazador, y entrar empuñando un arma no iba a ayudar. Además, si trataba de manipular su mente, de la misma forma que lo había hecho con su ductus aquella misma noche, estaría preparado para usar toda su fortaleza mental para evitar verse atrapado en la visiones de locura y terror que tan del gusto eran de los hijos de Malkav...

Avatar de Usuario
Corso
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 898
Registrado: 06 Ago 2019, 23:10

Re: [Trama] Designios Oscuros

#43

Mensaje por Corso » 23 May 2021, 20:17

Marcelo. Imagen

Marius se encogió de hombros tras la sarcástica sugerencia del brujah, quien empleando sus propias palabras le impelía a hacer una de las cosas en las que parecía ser más diestro: esconderse y esperar a que pasase el temporal; al fin y al cabo, era lo que llevaba haciendo durante años; y dicha técnica había resultado ser bastante efectiva.

- Tú pagas, tú mandas, jefe - contestó en tono neutro mientras se encogía de hombros. Marcelo atisbó sinceridad en los ojos de aquel desecho humano, pero también era consciente de que depositar su plena confianza en el «sin techo», en una patética bolsa de zumo, era un acto que socavaba sus capacidades como sabbat; y al mismo tiempo revelaba dos aspectos quizás igual de importantes: lo profundo que había penetrado en unos pasadizos tiempo ha olvidados, y el peligro que eso conllevaba. Aún y así, Gozza se dio media vuelta, y con el eco de la entrecortada tos del hombre a su espalda avanzó, ya a solas, durante lo que le pareció una eternidad por el pasadizo. Hasta que aquella sombría arteria le condujo directo a otra cámara, mucho más pequeña y limpia que aquella en la que se había encontrado con Marius y su perro.

Allí, por lo que pudo apreciar, era dónde moría aquella parte del laberinto subterráneo, pues tanto a izquierda como a derecha solo había grueso muro, y frente a él una puerta. Esta era metálica, con una pequeña y estrecha rejilla de ventilación en la parte central inferior, a la altura de los tobillos. La pintura anti-óxido había saltado en algunas partes, pero aún así la hoja no estaba especialmente deteriorada, y se mantenía fija en sus goznes. Nada en ella llamaba la atención, era como una de esas puertas que dan acceso a un cuarto de mantenimiento, pero quizás precisamente por eso, por lo anodino de la misma, el brujah sintió como la bestia recelaba de lo que pudiese haber dentro.

"Demasiado normal en una situación anormal", pensó, preguntándose a su vez si el viejo habría llegado alguna vez a abrirla. Tras unos segundos de vacilación asió la manilla y pasó al interior. Lo que se encontró allí despejó esa duda al instante, pues ni siquiera él, un cainita experimentado, pudo evitar quedar petrificado ante la visión de lo que había dentro, ni por el miedo que desprendía la figura de quien le recibió.


"¡Joder...me cago en...no...no, no...pero qué coño...!"


Imagen

En medio de la oscuridad, en el centro del cuarto, se erigía una escultura de pesadilla, hecha de madera...y de carne. «Integrado» a un árbol, el cadáver desnudo de un hombre había sido dispuesto, maniatado y sujeto para seguir el patrón de crecimiento de sus ramas. Sus piernas, pegadas muslo contra muslo, habían sido diestramente envueltas por las raíces hasta la cintura, sin duda con objeto de sujetarlo y mantenerlo erguido, al igual que sus brazos, extendidos en cruz. Gozza se estremeció cuando inconscientemente recordó la viva imagen del Cristo crucificado tras la que tantas veces había acompañado a su madre de procesión, cuando aún era un mocoso mortal...

...solo que la devoción de la mano ejecutora de lo que tenía enfrente era mil veces más salvaje, obscena, pagana y diabólica. La escena era realmente aterradora, sacada de la psique vil de una mente tan enferma como grandiosa, y sin embargo, no había agonía en el rostro del Cristo-Árbol, sino un gesto de serenidad, casi de paz, que iba en consonancia con la ofrenda floral que se exponía dentro de él. Sí, «dentro» era la palabra acertada, pues con maestría quirúrgica el esternón del hombre había sido abierto, como también su vientre eviscerado, creando la cavidad precisa - a modo de urna - para que un ramo de diversas flores cupiese en su interior. El escultor, la infame imaginación de quien había dado a luz tan demencial proeza, había sido muy meticuloso, pues se las había arreglado para dejar un leve goteo proveniente de los pulmones como riego.

Pensar en quién, cuándo y de qué manera alguien había conseguido arrastrar a aquel desdichado hasta allí para esculpir aquella macabra obra paralizó al antitribu durante un par de minutos, quien sin poder apartar la vista se vio sobrepasado por la situación, como un crío pequeño e ignorante incapaz de comprender lo que le rodea, pero aún y así, fascinado por ello; inmerso en un momento que para él se había detenido en el tiempo, pues pese al asco y la nausea que sentía, el pasaje que tenía delante rezumaba conocimiento, grandeza y poder.

Solo su férrea voluntad le sacó del ensimismamiento que le atenazaba, lo que le permitió tomar conciencia de dos cosas: aquello era muy real y, aparentemente, allí no había nadie más. Solo él mismo, el Cristo-Árbol y una decena de velas sobre el suelo iluminando la tenebrosa escena. Cualquier otra cosa dentro de la extraña capilla quedaba oculta por las sombras.

Nocte Peccatum (Darkhuwin)
Narrador

Re: [Trama] Designios Oscuros

#44

Mensaje por Darkhuwin » 24 May 2021, 22:04

Ricardo y Lennart.

Imagen
El muchacho levantó la mirada, su expresión estupefacta no dejaba lugar a dudas. No tenía ni idea de qué le estaban hablando. Le dolía la pierna y tenía miedo. Miedo de aquellos dos desconocidos con los que se había topado de pronto, miedo del otro al que había dejado atrás. Miedo de no entender qué diablos estaba pasando. De dónde había salido toda aquella gente. ¿Y qué era lo que buscaban?

-¿Gatos?, ¿Qué dice de unos gatossss?... ehm… no ¿Entonces no sois de los Putanesca? – dijo, pareciendo un poco aliviado. Y entonces, pareció encontrar una salida - Ehm… Fancino es, era…un gato sí, un viejo gato macho de por aquí que... - hablaba nervioso y tartamudeante, no parecía estar diciendo toda la verdad - tenía muchos gatos… hemanos, de su camada… y le gustaba frotarse con otros machos…marica, ya sabéis, je, je, un gato marica. Y yo… pues, no quería hacerle daño, pero es un gato…ya se sabe, se me abalanzó y … yo sin querer, no soy un salvaje, entiéndanme ustedes, pero lo pateé y salió huyendo…y no sé si le hice mucho daño…-

El chico se quedó expectante, no sabía si su verborrea le iba a salvar esta vez, pero se le veía avispado. No en vano, llevaba un tiempo ya sobreviviendo en las calles de Florencia, algo que no era fácil entre los de su calaña.

-¿Sois polis o algo así?

Marcelo Gozza (Endimion1)
Brujah antitribu

Re: [Trama] Designios Oscuros

#45

Mensaje por Endimion1 » 29 May 2021, 18:41

Marcelo no pudo sino quedar estupefacto ante aquella "obra de arte", pues si bien el cristo-árbol tenía un toque macabro y enfermizo, su factura y riqueza en detalles eran enormes y detalles como la forma en que la sangre "regaba" las flores que se alojaban en el vientre del desdichado que se encontraba "en el interior" del árbol era una fiel prueba de ello. Quizá el brujah no fuera un experto en arte, pero sabía lo suficiente como para poder reconocer la excelente factura y meticulosidad con la que había sido hecha aquella "escultura" y solo pensar en quién podría ser su autor y lo enfermiza que debía de ser su mente hizo que un metafórico escalofrío recorriera su cuerpo...

... Rápidamente volvió en sí, dando gracias de no haber traído a Marius consigo. Sin duda su mente estaba ya suficientemente atormentada y sólo Dios sabe como cojones hubiera reaccionado al ver aquello. Si él mismo, que poseía una voluntad y mentes extremadamente fuertes, había quedado presa del "embrujo" que suponía la mera visión de aquella hermosa barbarie no quería ni imaginarse cómo habría reaccionado aquel despojo de la sociedad. Desde luego eso no era algo que le preocupara, si era una criatura tan débil y corta de miras cómo para no saber comportarse bien tenía merecido el castigo de perder su cordura pero, aún con todo, todavía podía resultar útil.

Fue en ese momento donde multitud de teorías comenzaron a surgir, de manera rápida y desordenada, de la mente de Marcelo. ¿Acaso Marius era más de lo que aparentaba y estaba detrás de todo aquello? Desde luego parecía poco probable pero, para nada, descartable, pues así se explicaría que no se hubiera visto afectado por el poder de su mente del mismo modo que lo hiciera su compañero. ¿Y si resultaba que Marius era la máscara que utilizaba Guido para mantenerse oculto? Había oído historias sobre cainitas con dones que le permitirían hacer eso y más, su propio ductus era prueba viviente de ello, pero, en ese caso, ¿por qué su propia fortaleza mental, que en tantas ocasiones le había protegido de estos subterfugios que buscan confundir a los más débiles de voluntad, no le había protegido esta vez?. Descartando todo aquello ¿Quién coño era el tipo que estaba incrustado en el árbol? ¿Sería un vampiro, o incluso el propio Guido? Parecía algo descartable, pues aquel hombre no parecía tener atravesado su corazón, al menos desde su propia perspectiva. Quizá estuviera sumido en el letargo pero, sea como fuere, habría que inspeccionar si poseía los característicos colmillos de un jodido cainita. Por otro lado estaba la cuestión del quién, si es que descartaba todas las teorías conspiranodes que enlazaban a Marius con Guido, había realizado aquella "obra de arte". Durante sus años como Sabbat había tenido conocimiento sobre el clan Tzimisce y le habían contado historias de como estos "artesanos de la carne", con los dones que le otorgaba su sangre, eran capaces de modificar piel, músculo y hueso por igual en su propio beneficio, o para mejorar las capacidades de combate de sus siervos. ¿Acaso uno de estos "demonios" había decidido "dar rienda" a su más oscura creatividad, como si de un chupapollas toreador se tratase?. Y por último ¿Era esto parte de algún puto culto que desconociera o era una pieza de algún intrincado ritual del Sabbat que desconociera? Desde luego aquellas velas, como todo lo que había en aquella sala, no estaban dispuestas al azar y, por huevos, debían de significar algo, pero quién coño podía saber el qué...

... El florentino comenzó, entonces, a caminar con cuidado y, prestando atención a todo lo que le rodeaba, cruzó el umbral de aquella "capilla" subterránea para poder ver mejor todo lo que contenía y observar con más detenimiento aquel cristo-árbol. Con algo de suerte, quizá encontrara alguna pista a cerca de su autor o de Guido, pero debía ser rápido, a la vez que exhaustivo, en su búsqueda. ¿Quién podía saber de cuanto tiempo podría disponer para examinar todo aquello?...

Avatar de Usuario
Horcado
Mensajes: 91
Registrado: 29 Ago 2019, 11:56
Ubicación: Valencia

Re: [Trama] Designios Oscuros

#46

Mensaje por Horcado » 01 Jun 2021, 10:08

Ricardo contemplaba complacido entre las sombras, observando cómo el sentimiento de confusión se enquistaba en el muchacho. Acostumbrado a utilizar el miedo como mecanismo de control en los interrogatorios, percibir el temor en los pensamientos más recónditos de su cabeza, aunque fueran tan distorsionados o alejados de lo que hubiera pretendido sonsacarle, le ayudaban a medir en cierto modo, el grado de amenaza que podía constituir en un futuro próximo. Cuando el muchacho se recompuso, la necesidad hizo que soltara lo primero que pudo enlazar en su mente.

-No. No somos polis. – Contestó Nardone con sequedad, prosiguiendo seguidamente con unas palabras que pretendían aliviar la angustia del muchacho: – Y en cuanto a Fancino, bien hecho. Entre nosotros, aquí tampoco queremos maricones. Es lo mismo que habría hecho yo.

Cada intento del muchacho por buscar un rayo de luz para clarificar la silueta del Nosferatu, se traducía en un sutil e imperceptible movimiento del mismo hacia las sobras, que lo volvían a difuminar en la oscuridad.

-Enséñanos pues, si no es gran molestia, de dónde salen tantos gatos por aquí abajo, cuando lo normal es que lo que haya sean colonias de ratas del tamaño de conejos.

La desdentada boca del muchacho era como una puerta abierta, su consciencia, en algún rincón perdido de su mente, buscaba una respuesta para las preguntas de los dos desconocidos.
Última edición por Horcado el 25 Jun 2021, 21:40, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Corso
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 898
Registrado: 06 Ago 2019, 23:10

Re: [Trama] Designios Oscuros

#47

Mensaje por Corso » 24 Jun 2021, 12:29

Marcelo. Imagen
Marcelo no era un cabezapala descerebrado, ni tampoco comportaba la falta de buen juicio que se les presuponía a los de su linaje. Su voluntad era fuerte, igual que su vehemencia, pero también poseía esa inteligencia que da la calle. Esa que te dice: «cuídate de creer todo lo que ven tus ojos». Así que, como la de un sastre, su mente empezó a esbozar todos los posibles patronajes que en ese momento consideraba posibles con la misma rapidez con la que era capaz de mover su cuerpo.

Por desgracia, era un sastre sin hilo con el que hilvanar. Así que, maldijo en su interior mientras sentía que cada uno de los escenarios posibles se le iban descosiendo, uno a uno, entre las manos. Solo había una forma de ponerle luz al asunto y seguir investigando dentro de aquella especie de santuario, e irónicamente no era otra que con la luz de alguna de las velas. El brujah pasó un par de minutos analizando si estas seguían algún tipo de patrón, orden o concierto, pero tras no encontrar nada a lo que asirse decidió alcanzar la que le quedaba más próxima.

La cogió sin tenerlas todas consigo, un poco reacio, muy lentamente, pues la bestia, ante la proximidad el fuego, descargó una señal de peligro en su nuca. Además, su instinto, en el mismo estado de alerta en el que llevaba sumido toda la noche, parecía reprenderle ¿Quién le podía asegurar que tomar el cirio no iba a desencadenar algún otro peligro? Algo allí, algo que se le escapaba y que no podía calificar flotaba a su alrededor. Una especie de ¿aura? ¿estela? ¿halo remanente e invisible? bajo el que ni siquiera la entereza y la férrea voluntad del brujah podían dejar de verse empequeñecidas al acercarse. Algo vetusto y maligno, pero al mismo tiempo grandioso, poderoso y digno de admiración.

Tras ese intenso instante, se cercioró de que nada había cambiado, y con la pequeña llama en la mano se acercó cautelosamente hacia la escultura de carne, el Cristo-Árbol. A primera vista, aquel personaje era, o había sido, un mortal. En su boca entreabierta no había rastro de colmillos, ni ningún otro signo físico o evidente de haber pertenecido a la estirpe de Caín. Por lo demás, estaba claro que había sido asesinado, desangrado y eviscerado, tal y como ya había podido ver antes de entrar. Quizá un cainita más perceptivo o con unas habilidades sensoriales más desarrolladas habría encontrado algún detalle más, pero lo único que percibió Marcelo al concentrase fue el fragante olor a flores y sangre que despedía el torax abierto. Un nuevo escalofrío recorrió su espalda al estar a escaso medio metro de la insidiosa obra de arte y la ofrenda que encerraba.

- Vamos, no me jodas, ¿qué coño es esto? ¿quién coño eres? - se preguntó, en silencio, levantando con cierto temor la vela para iluminar el espacio alrededor del árbol. En ese momento Marcelo comprendió dónde había ido a parar la sangre del cordero que tenía delante, pues había sido empleada como tinta sobre un mural pintado con los dedos sobre la pared.



Imagen

El brujah, con los ojos clavados en cada letra, lo leyó varias veces hasta que en su mente, esa mente tan fuerte y a prueba de bombas, de experimentado soldado y nuevo miembro aguerrido del sabbat, se dibujó una última palabra que provenía de su yo más interno, o quizá de su más puro instinto de supervivencia:

"Huye".

Nocte Peccatum (Darkhuwin)
Narrador

Re: [Trama] Designios Oscuros

#48

Mensaje por Darkhuwin » 24 Jun 2021, 20:12

Ricardo y Lennart.

Imagen
El muchacho parecía que ya no sabía donde meterse. Miraba a un lado y a otro buscando una salida. Cerró los ojos con fuerza, parecía devanarse los sesos para encontrar alguna idea, alguna frase lúcida que lo sacase del atolladero, pero se lo veía a punto de derrumbarse.

- No sé dónde hay gatos...por favor. - Sollozó. - Me lo he inventado. Por aquí no hay gatos. - Se sujetaba la pierna con fuerza, y se notaba que le dolía mucho. Seguramente se había fracturado el hueso.- Solo hay ratas y drogadictos y vagabundos. Como yo. Dejadme ir, por favor. No quiero problemas. Solo quiero irme, seguir mi camino.

No parecía que fueran a sacar mucha información de aquel desperdicio humano. Su búsqueda estaba siendo infructuosa, quedaba poco tiempo para el amanecer y posiblemente, lo mejor que podían hacer era ira encontrar a Marcelo. Lo único que tenían que decidir allí, era si dejar con vida a aquel despojo o deshacerse de alguna manera de él.

Avatar de Usuario
Horcado
Mensajes: 91
Registrado: 29 Ago 2019, 11:56
Ubicación: Valencia

Re: [Trama] Designios Oscuros

#49

Mensaje por Horcado » 25 Jun 2021, 21:41

Ricardo negó con la cabeza mostrando su profunda decepción para con el muchacho. Las cosas no estaban discurriendo por el camino idóneo y tanto él como Lennart sentían lo apremiante de la situación.

-Ahh, entonces no nos aburras con más invenciones y busca tu propio sitio fuera de aquí. A partir de ahora como te vea por aquí te mataré de una paliza. Te llevaré junto a tu Fancino.

Diciendo esta última frase con tanta sorna como le fue posible, Nardone dejó entrever en la oscuridad sus horribles facciones con descaro; quizás una pequeña fracción de segundo. Suficiente para infundir algún tipo de emoción en el muchacho, que le hiciera acelerar y salir huyendo por los corredores que conducían a los dominios a los que pertenecen los vivos.

La presencia del despojo humano ya le era incómoda a estas alturas, y la advertencia proferida por Lennart acerca de la llegada del alba, únicamente acrecentaba la preocupación del Nosferatu, poco acostumbrado a ver a su sacerdote en situaciones límite. La idea principal que tenía en mente era buscar por todos los medios a Marcello. ¿Estaría en peligro? ¿Si no era así, qué “cazzo” estaría haciendo para haber perdido toda noción de tiempo?

Un minuto de silencio para observar la reacción del joven, le bastaría para dirigirse a su compañero y animarle para proseguir el camino por donde había llegado el saco de sangre podrida.

Marcelo Gozza (Endimion1)
Brujah antitribu

Re: [Trama] Designios Oscuros

#50

Mensaje por Endimion1 » 26 Jun 2021, 20:06

La lectura de aquella frase inscrita con sangre en el mural recorrió, como un chispazo de electricidad, la columna vertebral de Marcelo hasta alojarse en la base de su cerebro. Aquella sensación, la cual no era desconocida para el brujah, era producto de su más puro y visceral instinto de supervivencia, el cual le avisaba de lo poco prudente que era permanecer en aquel lugar durante más tiempo del estrictamente necesario. Dejó la vela en aquella macabra capilla, sin reparar demasiado en depositarla en el puto lugar exacto de donde la había cogido. Si como parecía aquel "artista" era tan meticuloso y receloso de los detalles como el propio Marcelo suponía tras haber contemplado su obra estaba claro que, por mucho que lo intentara, el tratar de enmascarar su presencia allí, tratando de dejar la vela en el jodido lugar donde originalmente la había colocado aquel cabronazo, no era más que una estúpida pérdida de tiempo. Con la misma celeridad con la que había llegado a la capilla derruida donde cruzó su camino con Marius el florentino giró sobre sus pasos, al tiempo que su inquieta mente se revolvía de manera fútil en teorías a cerca del posible autor de tan macabra demostración de maestría, los motivos que le habían llevado a realizarla y el por qué de aquella puta frase, el puto anuncio del apocalipsis, que se había marcado a fuego en su mente...

"El Eden sara coperto di sangue risvegliando il drago e con esso la fine dei tempi" -resonaba una y otra vez en la cabeza de Marcelo. El Edén se cubrirá de sangre despertando al dragón y con él el fin de los tiempos.

Preguntas y más preguntas asaltaron su cabeza ¿Era Acaso aquello una advertencia del terrible apocalipsis que estaba por venir, y del que tantas veces le había hablado su antigua sacerdotisa, o solamente se trataba de los desvaríos de la mente atormentada de un depravado artista?. De ser cierta esta oscura profecía ¿Quién coño era aquel puto dragón que iba a llevarse todo por delante? y, lo más importante, ¿Cómo cojones podía cargárselo para evitar el punto fin del mundo y así salvaguardar la nueva vida que disfrutaba ahora junto a sus hermanos y que, tras tanto tiempo, había logrado conseguir?

Antes de darse cuenta el brujah pudo vislumbrar la encrucijada en donde había dejado a Marius y a su chucho, cayendo en la cuenta de que no debía de mostrarse perturbado ni nervioso, ya habría tiempo para preocuparse cuando se lo contara a sus hermanos. Ahora lo más importante era salir de aquel puto laberinto y volver al punto de encuentro que había designado con el resto de su manada. Haría que el viejo lo llevara de vuelta a la capilla derruida donde se habían conocido y, de ahí, volvería sobre sus pasos hasta donde se separó de su ductus y su sacerdote. El amanecer no estaba lejos y no quería tener que pasar el día encerrado en aquel jodido laberinto de intrincados, estrechos y malolientes pasadizos...

Cerrado

Volver a “[NP] Crónica”