[Narrativa] Nuevas Perspectivas

Moderador: Darkhuwin

Avatar de Usuario
Darkhuwin
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 1661
Registrado: 14 Jul 2019, 09:30
Mensajes miarroba: 270
Antigüedad: 28 de Diciembre de 2018

[Narrativa] Nuevas Perspectivas

#1

Mensaje por Darkhuwin » 31 Mar 2022, 23:02

· Nuevas Perspectivas · Imagen 20 de enero del 2020 Imagen Imagen Arrancando el último ensayo, las Gatas Fantasiosas sonaban como un trueno. Glamour, purpurina, pelos cardados, neón, niebla artificial y grandes focos. Todo un despliegue de medios del que Margarett parecía bastante orgullosa. Sin duda había hecho un gran trabajo con la preparación del espectáculo en el foso del nuevo refugio. Las jaulas colgando del techo, los murales con grafitis, los cien invitados mortales de ‘relleno’ y bebida, mucha bebida.

Coton no tenía muy claro cuánto le gustaría aquella fiesta tan humana a Ezekiel. Es más, sabía que no demasiado. Pero ella nunca había sido una chica fácil, de las que buscaban agradar, sino más bien lo contrario. Le encantaba jugar con todos aquellos que de alguna forma la pretendían. Además, estaba segura de que a las Reinas de la Misericordia les encantaría, se había informado. Y qué mejor forma de conseguir darle celos al obispo que entablando amistad con alguien a quien probablemente aborrecía, sin ser un enemigo declarado, claro está, tampoco era cuestión de perder la cabeza absurdamente.

La lista de invitados confirmados no era muy larga, a decir verdad, no es que fueran la cofradía más famosa de la ciudad y para ser realistas, su posición ahora mismo no era de lo más favorable a ojos de muchos. Pero era de sobras suficiente: Las Reinas al completo, Stéphanie L’Heureux de los Desgraciados, Lágrimas el pierrot, Los Navegantes, al menos Célèste y la gárgola Erinyi. No dudaban de que Gharston Roland se pasaría a echar un vistazo, como representante de la ‘contrariada’ arzobispo y por supuesto acudirían, por cuestiones de interés, los 25:17 y los Huérfanos. Sin olvidar a las Cinco Puntas, esa cofradía tan interesante como misteriosa. Pero el plato fuerte de la noche serían Las Viudas. Cuando la Rosa envió su carta de confirmación, tatuada en la espalda de un hermoso muchacho oriental, Coton supo que la fiesta sería un éxito.
"El Espíritu libertario será el principio fundamental de la secta. Todos los Sabbat tienen derecho a esperar y reclamar libertad de sus líderes." Código de Milán. artículo XI.

Avatar de Usuario
eicosvancaos
Mensajes: 42
Registrado: 26 May 2021, 19:57

Re: [Narrativa] Nuevas Perspectivas

#2

Mensaje por eicosvancaos » 22 Abr 2022, 08:13

Desde luego, Margarett había hecho un buen trabajo con el atrezzo de la fiesta. La ambientación era ideal: le recordaba a alguna de las fiestas más locas que había vivido en su vida mortal, una vez fue libre.

Esta tía sabe qué se hace cuando le encargan algo, pensó.

La verdad es que Robert no sabía qué podía esperar de aquella fiesta. Había llegado hace poco -y, la verdad, precipitadamente- a Montréal y aún no estaba familiarizado con la sociedad vampírica del lugar. Mientras pensaban en la fiesta, sus compañeros le habían ido nombrando nombres de manadas y de vampiros, pero eran, simplemente, demasiados.

Se encogió de hombros.

-Al menos eres guapo. Si la cagas, finge ser rubia y espera que te perdonen por estar tan cañón.

Dijo en voz alta en su habitación, intentando restar importancia al evento.

Se vistió con unos pantalones ajustados negros, sus botas militares de 20 agujeros, cuya caña quedaba por encima del pantalón y cubría media pierna; una camiseta sin mangas ajustada gris, que marcaba su cuerpo esculpido, y un cárdigan negro de tela fina un tanto oversized. Luego eligió como colgante una cruz bastante grande, como la palma de su mano, adornada con pequeños cristales de color en cada punta y, finalmente, se atusó un poco su pelo rizado.

Estaba listo.

-A darlo todo.

Avatar de Usuario
Lothston
Mensajes: 511
Registrado: 09 Dic 2019, 10:06

Re: [Narrativa] Nuevas Perspectivas

#3

Mensaje por Lothston » 24 Abr 2022, 16:28

Estaba nerviosa. Más de lo que lo había estado en el Ritual de Concordia y tampoco es que guardase buenos recuerdos de aquello... Pero esos pensamientos no ayudaban , así que se centró en esa no che y avanzó paso a paso. Concentrarse en pequeñas cosas le ayudaría a despachar esos nervios. Asió con más fuerza el bisturí y cortó la blanca piel haciendo caso omiso de los gritos de... creía haber oído su nombre, Margarett se lo habría dicho, pero no lo recordaba. Tampoco tenía demasiada importancia.

Cogió la esfera con la mano y la introdujo entre las entrañas del humano antes de disponerse a cerrar la herida con una sutura de Smead-Jones perfecta.

Margaret... Lo cierto es que su nueva mascota había un buen trabajo. Quizá la felicitase más tarde, dependiendo de cómo fuera la noche, cuando la viera orgullosa. Quizá luego le ordenase matar a su padre... Lo había pensado casi al poco de conocerla pero estaba guardando esa baza para más adelante, cuando ya hubiera perdido gran parte de su humanidad. Ahora sería un duro golpe pero en un par de meses lo haría casi sin pensarlo demasiado.

Terminó con los puntos y fue a vestirse. Había elegido un vestido clásico en su estilo, un vestido rojo oscuro por encima de la rodilla con los motivos ofídicos que la caracterizaban en plata, haciendo juego con su collar, también de plata, con la cabeza de una serpiente. Quería dejar claro que esta era una noche para las Serpientes de la Luz, quería dejar claro ante los ojos de todo el mundo el nuevo rumbo de Los Relojeros bajo el paraguas de Ezekiel.

Hizo un pequeño repaso mental y creyó que no se le escapaba nada. Se alegraba de la confirmación de La Rosa, quería tener una conversación con ella acerca de Igashu, creía que el Brujah sería un buen seguidor de su senda y ella una buena profesora.

Se miró en el espejo una última vez y se alisó el vestido de nuevo, más por un gesto de costumbre que por necesidad, antes de salir de su habitación y dirigirse a la entrada donde debía dar las bienvenidas personales a todos los que llegasen.

Iba a ser una gran noche. Tenía que serlo.

Agathe (Nyxe)
Sacerdotisa de Las Cinco Puntas

Re: [Narrativa] Nuevas Perspectivas

#4

Mensaje por Nyxe » 25 Abr 2022, 20:01

Agathe no podía dejar de pensar en su hermana. Sabía que era lo bastante fuerte para apañárselas sola, pero en las ultimas noches se había dado cuenta de que aun dejando la preocupación de lado, también la echaba de menos. Su risa, sus comentarios, sus constantes referencias a la cultura pop... Confiaba en que volverían a verse pronto, pero se sentía sola sin ella. Y lamentaba que esta noche no estuviera.

No tenía muy claro qué esperar de la fiesta. Se daba cuenta de el clima en la secta en general estaba tenso. Confiaba en que el motivo de esta fiesta fuera precisamente calmar un poco los ánimos, después de los últimos acontecimientos. Sin embargo, cuantos más vampiros se juntaran en el mismo lugar más fácil era que las cosas se desmadrasen. Y esta noche, precisamente, era lo último que necesitaban.

La Tremere posó la vista en su muñeca. Complementando un vestido largo de noche de tirantes que resaltaba su delgadez y su metro ochenta de estatura, y un abrigo del mismo color que casi parecía más una capa con capucha, brillaba una pulsera de cristales de color rojo sangre. Saber que podía recurrir a esas fuerzas la tranquilizaba, aunque confiaba en que cuando aquella noche saliese del local todos los cristales conservasen su color.

Agathe se adelantó dos pasos por delante de sus hermanos de cofradía -"Las damas primero", ¿no?- y se adentró en el local. Sólo había una persona a la que realmente necesitaba ver y que confiaba en poder encontrar. Después de aquello, con un poco de suerte, podría permitirse disfrutar de una fiesta que llevaba tiempo necesitando.

Una fiesta como sólo el Sabbat sabía celebrar.

Avatar de Usuario
Fiftyfive
Mensajes: 85
Registrado: 01 May 2020, 16:00

Re: [Narrativa] Nuevas Perspectivas

#5

Mensaje por Fiftyfive » 02 May 2022, 22:05

Los días habían pasado rápido tras el ritae. Coton no le había comentado nada, y el indio desconocía si la sacerdotisa había hablado con Robert al respecto o si se mantenía en silencio también.

Igashu aprovechó que vinieron noches más tranquilas para, con la ayuda de Margaret que podía salir durante el día, convertir el nuevo refugio en una fortaleza. Mejoró el sistema de videovigilancia con el que ya contaba el albergue, instalo cámaras y sensores en los puntos necesarios para monitorizar todo el complejo. Instaló una nueva sala de control en si dormitorio, además de la sala original que seguía estando en los reservados tras la recepción como en cualquier otro establecimiento. Nadie ajeno tendría por qué saber que este era un sitio "especial".

De igual manera reforzó algunos puntos estructurales del edificio, mando instalar verjas en las ventanas y puertas blindadas. Y colocó nuevas persianas en las habitaciones que ocupaban él y sus hermanos de manada.

También aprovechó para pedirle a Olivia la dirección de alguna armería en la ciudad y conseguir un par de piezas de equipo. Lo que había usado estas noches atrás no le era suficiente.

Ahora, adecuadamente pertrechado y habiendo convertido el refugio en un lugar seguro, Igashu estaba satisfecho de su labor. Además el haber tenido algo en lo que centrarse, hacía que su "otro problema" no se manifestase demasiado ni le perturbara en exceso.

Todos los ajustes estuvieron listos a tiempo para la gran inauguración. Era el momento de empezar a conocer al resto de habitantes que vagaban por las noches de Montreal. La fiesta podía comenzar.

Avatar de Usuario
Darkhuwin
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 1661
Registrado: 14 Jul 2019, 09:30
Mensajes miarroba: 270
Antigüedad: 28 de Diciembre de 2018

Re: [Narrativa] Nuevas Perspectivas

#6

Mensaje por Darkhuwin » 08 May 2022, 20:39

Imagen Cuando Olivia descendió las escaleras hacia el piso principal, donde se estaba desarrollando la fiesta, seguía notándosele que le costaba no sentirse un bicho raro entre todos aquellos seres de oscuros secretos y pasiones insinceras. Aunque sus hermanos de manada la habían encontrado un poco cambiada las últimas noches, seguía siendo el 'patito feo' del Sabbat, la observada, la rareza que no se atenía a las leyes 'naturales'. Para ella resultaba una etiqueta demasiado exigente, una pesada losa de popularidad no deseada que la lastraba social y mentalmente. Quizás por ello, no se había atrevido a destacar con la vestimenta; al menos, no de la forma en la que otros cainitas de Montreal solían hacerlo. Se había puesto una chaqueta de William, que le quedaba visiblemente grande y le cubría los leggins y la camisa blanca con tirantes y trataba de buscar a sus hermanos con evidente ansiedad entre el montón de desconocidos mortales y vástagos que allí se reunían, bebían, hablaban, se besaban y bailaban entre la música alta y la oscuridad parpadeante de las luces estroboscópicas.

Durante su periplo entre la multitud, alcanzó a ver a Celeste y Erinyi bajo el escenario de las Gatas Fantasiosas, disfrutando como cualquier mortal que por allí saltaba y gritaba al son de su música. Con la salvedad de que Erinyi medía más de dos metros y su tamaño y atuendo no pasaban desapercibidos entre la concurrencia, y al saltar, desplazaba a los que estaban a su al rededor como si fueran peleles de goma, lo cuál lejos de enfurecerlos, parecía divertirles. Olivia se hizo una nota mental para pasarese a saludarlas, en cuanto estuvieran algo menos 'en movimiento', Las Navegantes eran de las cainitas que más le apetecía conocer sin duda.

Mirando algo más hacia el fondo, su vista le llevó a otro grupo que parecía contar con el beneplácito de otra acaudalada multitud. Decenas de chicos y chicas vestidos a la manera gótica más exuberante orbitaban en torno a tres oscuras figuras que irradiaban glamour. Las Reinas de la Misericordia. Sébastien Goulet, Caroline y Alex Camille. Ataviados con sus aires trágicos y sus miradas tentadoras, sin duda eran otros con los que buscaría conversación, conociendo su poca predisposición a la violencia y el conflicto, más allá de los puñales que pudieran clavarte con sus palabras. Se habían colocado en una de las gradas, como si estuvieran observando el espectáculo a una distancia prudencial.

Por lo que pudo ver en su primer recorrido, la Rosa aún no había llegado y no había visos tampoco de Ezekiel o los Huéfanos, a no ser que Coton los hubiera llevado a alguno de los reservados, cosa poco probable teniendo en cuenta que querría mantenerse a la vista al menos durante un rato, para obtener su cuota de importancia. Pero se quedó bastante atónita cuando se dio cuenta, de que allí, entre la multitud, como si no estuviera presente, olvidado por todo el mundo, se encontrase Gharston Roland: el sabueso de la Arzobispo. Apoyado en una esquina, observando en derredor, tranquilo y estático, con su tatuaje de un dragón enroscado en su mejilla y aquellas gafas de sol redondas características. Eso sí, esta vez, parecía haber acudido sin sus perros. Un escalofrío le recorrió la espalda a la toreador, cuando el de los Ángeles Perdidos, pareció darse cuenta de que lo observaba y clavó sus penetrantes ojos en ella desde detrás de los espejos de sus lentes. Pero tras unos segundos de observación y de anotar algo en una pequeña libreta, pareció desviar la mirada, justo cuando un tipo, completamente ataviado como el típico Pierrot, cruzó entre ellos dirigiéndose hacia el centro de la sala animado por un cambio en la música. Parecía que comenzaba una lenta y Erinyi, se había atrevido a subirse al escenario a tocar con el grupo.

Olivia entonces aprovechó para volver a perderse entre la multitud a ver si encontraba por fin a alguno de sus cofrades.
"El Espíritu libertario será el principio fundamental de la secta. Todos los Sabbat tienen derecho a esperar y reclamar libertad de sus líderes." Código de Milán. artículo XI.

Avatar de Usuario
eicosvancaos
Mensajes: 42
Registrado: 26 May 2021, 19:57

Re: [Narrativa] Nuevas Perspectivas

#7

Mensaje por eicosvancaos » 19 May 2022, 15:37

Robert entró en la sala con una actitud de aparente seguridad, mirando a su alrededor. Buscaba a alguien de su manada o, al menos, a alguien interesante. Por un momento estuvo tentado a activar sus sentidos y ver el estado de ánimo de los diferentes miembros de la fiesta, pero descartó la idea rápidamente al darse cuenta de que, simplemente, había demasiada gente.

Avanzó por la muchedumbre mientras acariciaba distraídamente su amuleto. Cuánta gente por conocer...

Enseguida se percató de tres figuras que, incluso sin querer, despedían un algo interesante. Por supuesto, Robert aún no los conocía, pero Las Reinas de la Misericordia, observando todo desde la distancia, llamaron la atención del vampiro poderosamente.

Mientras avanzaba, con la clara intención de ir al encuentro de Las Reinas, vio a Gharston, en una esquina, escrutándolo todo. Sonrió.

Definitivamente, el tío está bueno.

Durante un momento, a Robert le pareció que sus miradas se encontraban, así que le guiñó un ojo y se señaló la mejilla, como haciéndose un dibujo. Acto seguido, moviendo los labios más exageradamente de la cuenta para que el vampiro pudiera leerlos, le dijo sin emitir ruido:

-Bonito tatuaje.

Luego le ofreció una de sus deslumbrantes sonrisas y siguió andando. Su idea era encontrar a alguien de su nueva manada, pero si no lo conseguía, tenía claro su objetivo: hablar con aquellos cainitas que habían llamado su atención.

Avatar de Usuario
Lothston
Mensajes: 511
Registrado: 09 Dic 2019, 10:06

Re: [Narrativa] Nuevas Perspectivas

#8

Mensaje por Lothston » 07 Jun 2022, 17:11

Coton sonreía. Y no era una sonrisa fingida estilo Miss o no del todo, al menos. La fiesta iba casi como había esperado, los invitados de honor se hacían esperar más de lo que a ella le hubiese gustado pero, claro, hubiese preferido que estuviesen allí los primeros y sabía que eso no ocurriría, vamos, no debía ocurrir. Lo bueno se hacía esperar, las cosas como eran.
También había algo más que la hacía sonreír, la presencia de Roland. La había sorprendido al acudir pero, finalmente, le encontró la gracia: Carolina hacía acto de presencia pero con alguien menor, poco importante, de su cofradía. Casi como si fuese un insulto. Este tipo de cosas la divertían mucho y, si quería "guerra", la tendría por supuesto. No había mayor desprecio que no hacer aprecio, ella no lo saludaría, como mucho quizá mandase a alguno de los suyos para que le diese algo de conversación. Se le pasó por la cabeza mandar a William, pero el Tremere era muy capaz de no hacerle ni caso o de liar al pobre diablo demasiado, bueno... eso sería divertido.

Con estos pensamientos ocupó la mente hasta que llegasen los VIP's y pudieran comenzar de verdad. Fue repasando qué quedaba por hacer: La presentación y el juego. Le gustaba lo que se le había ocurrido y creía que igual que otras cofradías eran famosas por los que organizaban, por ejemplo los Navegantes, los Relojeros podrían comenzar a labrarse cierto nombre con el que presentarían esta noche.

Ya sólo quedaba esperar, confió que Ezekiel y los suyos no tardasen mucho más, Coton era paciente, pero todo tenía un límite. Lo mismo pensaba de La Rosa, tenía que hablar con ella de algo importante y hoy era el momento perfecto.

Avatar de Usuario
Darkhuwin
Narrador de Vampiro
Narrador de Vampiro
Mensajes: 1661
Registrado: 14 Jul 2019, 09:30
Mensajes miarroba: 270
Antigüedad: 28 de Diciembre de 2018

Re: [Narrativa] Nuevas Perspectivas

#9

Mensaje por Darkhuwin » 08 Jun 2022, 12:21

Robert y Roland Imagen Desde el momento en que Robert llamó la atención de Roland, este pareció despertar de su ensimismamiento. Fue como si hubiese reaccionado de pronto al estímulo que necesitaba. Allí parado, sólo, sin sus canes ni nadie de su manada, parecía algo fuera de lugar. Seguramente debía sentirse incómodo y aburrido, más allá de su rutinaria costumbre analítica que gustaba de plasmar en aquella misteriosa libreta.

Pero cuando Robert le hizo aquellos gestos en la distancia, pareció disponerse decidido quizás a salir a su encuentro. Claro que cuando éste siguió caminando, pasando de largo sin acercarse, dudó por un instante y en vez de ello, levantó la mano en señal de saludo, quedando en un un ademán bastante cortado y artificial y volvió a bajar la mano, cambiando la medio sonrisa que casi había asomado a sus labios, en una mueca apurada. Así que, el Ravnos antitribu, se volcó en colocarse las gafas que ya estaban en su sitio y recomponerse la ropa como para disimular.

Robert pareció darse cuenta de todo aquello y quizás por ello, se detuvo un momento a pensar su siguiente movimiento.

Coton y Olivia Imagen Cuando Coton vio a Robert saludar al lacayo de la Arzobispo, pensó por un segundo en acudir a interceptarlo para alertarle de con quién se atrevía a intercambiar flirteos, pero en aquel momento la voz de Olivia le hizo detenerse.

-Vale jefa, esto sí es una fiesta que merece la pena disfrutar...

La Ductus de los Relojeros se giró y se encontró cara a cara con su hermana y amiga. Estaba bastante más animada de lo que la había visto las últimas noches, y sólo por aquel detalle, decidió que merecía la pena dejar al tzimisce a su suerte y encargarse de escuchar lo que Olivia tuviera que contarle. Así que le dedicó otra de sus sinceras sonrisas y se mostró dispuesta a escucharla sin decir nada.

-Casi podría decir que me gusta. Sigue teniendo ese aire siniestro tan de... la secta, pero no está mal. Creo que hasta podría divertirme charlando con las Navegantes que han venido. O con Goulet y los suyos, parecen bastante interesantes ambas opciones. -dijo ilusionada-. Eso sí. Si aparece el Obispo Ezekiel, por favor, avísame para esconderme... ese tipo me da miedo, por no hablar de los siesos de sus hermanos. Si además ahora 'trabajamos' -añadió, haciendo un enfasis especial en la palabra- para él, no quiero que me escudriñe de cerca, no creo que pudiera volver a soportarle la mirada.

Agathe Imagen La tremere antitribu se introdujo en el local como avanzadilla y quedó bastante sorprendida de lo que había allí montado. Después del ritual de Concordia y aquello, podía decir sin equivocarse que aquella cainita de los Relojeros llamada Cotonbouche sabía organizar eventos. No habían reparado en gastos, o al menos, en recursos. El lugar tenía todo lo que un joven chupasangres podría desear, independientemente de su secta de procedencia. Quizás no fuese muy del gusto de los antiguos camaratas apolillados y por supuesto de aquellos tremere estudiosos que gustaban de encerrarse en sus bibliotecas durante eones, pero ella nunca había sido de esas. Quizás fuera uno de los motivos por los que no se había planteado demasiado en serio aquello de abandonar la secta, por mucho que hubiera tantas cosas que le disgustasen en ella. Perdida en aquellos pensamientos, se había ido introduciendo más y más entre la multitud, sin percatarse de que sus cofrades, en realidad no la seguían. Al mirar atrás, se percató de que ni siquiera debían haber entrado. Un encuentro fortuito en la entrada quizás, o el viejo lasombra había escuchado la música tan alta y había decidido no entrar... ¿Quién sabe? Bill era muy especial para según qué cosas. El caso es que parecía haberse quedado sola (a no ser que David andara cerca pero sin dejarse ver) entre toda aquella algarabía y no sabía muy bien qué hacer. Y fue entonces, durante aquel momento de duda, cuando lo vio: por un fugaz instante, a lo lejos, entre el tumulto. Estaba prácticamente segura. Jurararía que había visto a ¡¡Gabriel Dainese!!
Igashu Imagen El Brujah estuvo un buen rato observando las pantallas desde la sala de control. Atento a todo el que entraba y salía por la puerta del local. Las alarmas antiincendios funcionaban correctamente, los guardias de seguridad que habían contratado se encontraban en sus puestos e informaban periódicamente con profesionalidad y rigor como les había pedido, los invitados iban acomodándose en los distintos lugares y ambientes que Margaret había dispuesto y ella misma se encargaría de controlar y supervisar a los técnicos de luz y sonido, por lo no tenía nada de qué preocuparse en ese terreno de momento.

El problema de ser él quien se encargase de vigilar era que en cuanto a lo que la población cainita de Montreal se trataba, era un novicio, apenas conocía a dos o tres manadas. Así que solo podía hacerse una idea de quién era mortal y quién no lo era, fijándose en la forma de comportarse, en sus maneras y en cómo vestían. Era un buen ejercicio que requería de una atención constante y mucha energía, pero si tenía algo bueno, era que mantenía sus demonios a raya.

No obstante, al cabo de una hora, Igashu decidió que, si quería poder ser realmente consciente de todo, sería necesario salir a mezclarse entre la multitud. Tomar el pulso de primera mano a aquella masa de gente y comprobar si respiraban, si bebían, se drogaban, sudaban o se restregaban entre ellos buscando calor. Si se alimentaban del rebaño o se limitaban a mantenerse al margen de todo. Además, necesitaba salir de aquel lugar pequeño y oscuro al menos por un rato. Siempre podía volver a su acogedor silencio y privacidad si las cosas se volvían raras en su cabeza.

Así que salió y comenzó a internarse entre la muchedumbre. Decidió acercarse primero al escenario, ya que había comprobado que ninguno de sus hermanos se había dirigido hacia allí hasta aquel momento. Y justo entonces, se comenzó a formar un círculo en torno a una enorme figura que bailaba con todo su cuerpazo en el centro desinhibida. “Cómo mola el disfraz” decía uno, “Es increíbe lo que se lo curra la peña hoy en día” le contestaba el otro. Y es que, aquella cainita que se movía sin ningún tipo de temor ni vergüenza, medía dos metros, tenía cuernos y unas alas enormes le surgían de los omoplatos. Su camiseta top de tirantes y sus shorts, no hacían sino evidenciar que toda su piel era grisácea y visiblemente pétrea. Sí que era bueno el disfraz, corroboró Igashu… era cojonudo. No tardó en darse cuenta de que aquella Gárgola no estaba sola, pues a poca distancia de allí, otra chica, aunque de aspecto más común, vestía la misma camiseta que ella y bailaba de forma más contenida, un poco más pendiente de lo que sucedía a su alrededor. De hecho, no tardó mucho en detener su mirada en el Relojero, en cuanto lo vio y pareció evaluarle sin dejar de sonreir.
"El Espíritu libertario será el principio fundamental de la secta. Todos los Sabbat tienen derecho a esperar y reclamar libertad de sus líderes." Código de Milán. artículo XI.

Avatar de Usuario
eicosvancaos
Mensajes: 42
Registrado: 26 May 2021, 19:57

Re: [Narrativa] Nuevas Perspectivas

#10

Mensaje por eicosvancaos » 08 Jun 2022, 17:12

Robert sonrió abiertamente ante el amago de Roland.

Definitivamente, es monísimo. Como un perrito.

Con un movimiento grácil, Robert cambió de rumbo para acercarse al Ravnos antitribu. Se acercó hasta él moviéndose con ademanes felinos, como un cazador yendo a por su presa. Cuando estuvo cerca, le sonrió ampliamente y saludó con un gesto de la cabeza.

-¿Qué te parece la fiesta? No pensaba que te animarías a venir, la verdad. La primera y última vez que nos encontramos fue en un sitio bastante más... diferente. Es interesante conocer a la gente en otros contextos, ¿no crees?

Ladeó su cabeza hacia la derecha, mirándole directamente a su cara, y se mordió ligeramente el labio inferior.

-Algún día me gustaría que me contaras el porqué de ese tatuaje. Si quieres claro. Si es algo muy íntimo... Me moriré de la curiosidad, pero podría entender que no quisieras contármelo.

Editor completo

Volver a “[MN]Zonas comunes”